Amazonas: Vigilancia fitosanitaria en cultivos de pino para prevenir plagas forestales

701

Con el objetivo de prevenir el establecimiento de plagas, el Senasa realiza la vigilancia fitosanitaria en los cultivos forestales de pino y ciprés que se encuentran ubicados en zonas propensas a infestaciones en la región de Amazonas.

La vigilancia comprende el monitoreo y evaluaciones fitosanitarias en los cultivos para detectar la presencia de plagas forestales, ya sean cuarentenarias o plagas presentes en el territorio peruano.

Uno de estas plagas es el denominado ‘medidor gigante’ (Oxydia trychiata), considerado como uno de las más devastadores ya que la larva de este insecto ocasiona defoliaciones severas en las plantaciones de pinos patula y ciprés. De ahí la importancia de mantener las actividades de vigilancia fitosanitaria sobre estos cultivos.

Esta plaga fue detectada recientemente en la parte alta del distrito de Totora, de la provincia de Rodríguez de Mendoza, Amazonas.

Los trabajos de vigilancia del Senasa se efectúan en toda la región, con énfasis en el distrito Totora, debido a que existió riesgo de que la plaga infeste las plantaciones jóvenes, ya que éstas se encuentran aledañas al foco de infestación.

El cultivo de pino en Amazonas ha tomado importancia gracias a las campañas de reforestación que viene ejecutando el MINAGRI, las mismas que han permitido a las familias de bajos recursos económicos satisfacer parte de sus necesidades con la producción de la madera y hongos comestibles.

Además, la forestación de ambos cultivos ha contribuido con el cuidado del medio ambiente y ha mejorado con el microclima del lugar; la zona se ha convertido en un atractivo turístico permitiendo con ello el desarrollo económico de la comunidad.

MINAGRI en acción

El MINAGRI, a través del Senasa y Agrorural, tomó medidas de control para contrarrestar la infestación del ‘medidor gigante’ en el distrito de Totora. La actividad contó con el apoyo de la agencia agraria Rodríguez de Mendoza, de la Dirección Regional de Agricultura, y la municipalidad distrital del lugar.

Se realizaron aplicaciones químicas para evitar que la plaga se multiplique y propague, protegiendo un total de 100 hectáreas de madera y hongos comestibles.

Se exhortó a los agricultores a reportar cualquier los problemas fitosanitarios que se presenten en sus predios o parcelas a las oficinas de la institución o en las agencias agrarias.

Senasa recomienda

El Senasa recomienda a los productores de la zona atendida estar alertas ante los posibles rebrotes de la plaga para realizar las medidas de control de manera oportuna.

La autoridad sanitaria enfatizó que es necesario implementar las actividades de manejo integrado de plagas (MIP), considerando como primera alternativa el control cultural (recojo de gusanos, podas, eliminación de malezas y arbustos hospederos); seguido del control biológico, etológico, físico, mecánico y utilizar el control químico como última instancia.