Andahuaylas: Senasa mantiene bajo control plaga de langostas en Kishuara

1071

SENASAEl Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa, organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y Riego, mantiene bajo control la plaga de langosta migratoria (Schistocerca piceifrons peruviana) presentada en vegetación silvestre y terrenos eriazos de Kishuara, distrito de la provincia de Andahuaylas, sin que represente riesgo alguno para la actividad agrícola de la zona.

Como parte de las permanentes acciones de vigilancia fitosanitaria, los Servidores del Campo detectaron a principios de año la aparición de la plaga en la comunidad de Quillabamba, procediendo a adoptar inmediatamente las medidas de control para evitar su diseminación a campos agrícolas aledaños, pues en la zona existen cultivos de palto, zapallo, frejol, maíz, durazno, entre otros.

La prospección y evaluación situacional en un área de siete hectáreas permitió determinar la densidad poblacional de las langostas (10 individuos focalizados por metro cuadrado), encontrándose en su fase gregaria y solitaria, en estado ninfal (I-IV) al 100%; la detección en estos estadios facilitó los trabajos de control integrado.

Brigada

La labor de control efectivo contó con la participación de las autoridades locales, pequeños productores y líderes comunales que forman parte de la brigada de vigilancia que organizó la autoridad sanitaria en Kishuara.

El control químico se realizó a ultra bajo volumen de plaguicidas, logrando controlar y mantener en niveles mínimos la infestación de la plaga con relativamente pocos equipos e insumos. Previamente los brigadistas fueron instruidos en el uso responsable de plaguicidas, en la calibración de las moto pulverizadoras y en la utilización obligatoria de equipos de protección personal para desarrollar las acciones de control.

La prevención, principalmente a través de la alerta y reacción temprana, es clave para reducir el impacto de la plaga en las zonas agrícolas, por lo que el Senasa mantiene las actividades de vigilancia fitosanitaria en los campos productivos de Apurímac, que viene soportando la actual temporada de intensas lluvias.