Apurímac: Operativos para evitar venta de productos veterinarios adulterados

Fiscalización del Senasa busca salvaguardar la salud humana y proteger el ambiente.

1646

Senasa ApurímacLos operativos inopinados evitan la comercialización indiscriminada de productos veterinarios y alimentos para animales adulterados o vencidos. Por ello, los servidores de campo del Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa Apurímac han intensificando las acciones de control de los establecimientos que venden dichos productos en la provincia de Andahuaylas a fin de salvaguardar la salud humana y proteger el ambiente.

En el marco de sus atribuciones, el Senasa resguarda la calidad, trazabilidad y seguridad de los productos con el objetivo de garantizar su eficacia biológica así como promover su venta responsable.

Las labores de fiscalización se realizan de manera conjunta con la Fiscalía de Prevención del Delito de Apurímac, la Policía Nacional del Perú (PNP) y las municipalidades con el propósito de comprobar si las tiendas se encuentran registradas ante el Senasa y cuentan con el respectivo certificado de inscripción.

Reglamento

El Decreto Supremo Nº 015-98-AG, que aprueba el Reglamento de Registro, Control, Uso y Comercialización de Productos Veterinarios y Alimentos para Animales, determina que el Senasa establece y conduce el control, registro y fiscalización de los productos de uso veterinario a nivel nacional. Asimismo, dispone que está terminantemente prohibida la venta ambulatoria de dichos productos.

El incumplimiento de la ley puede desencadenar en sanciones que, según la gravedad de la falta, puede imponerse el comiso de productos o su inmovilización, así como la aplicación de una multa o el cierre temporal del establecimiento.

La difusión de la normativa es un trabajo permanente que el Senasa realiza todo el año, a través de capacitaciones enfocadas a difundir las medidas sanitarias dada la importancia de aplicar las buenas prácticas de almacenamiento y venta segura de estos productos, sobre todo cuando éstos caducan ya que seguir ofertándolos no solo pone en riesgo a los animales sino también la salud de las personas y el ambiente.