Cajamarca: Refuerzan vigilancia fitosanitaria de moscas de la fruta

372

El Servicio Nacional de Sanidad Agraria – SENASA, institución adscrita al MINAGRI, reforzó al 80% la vigilancia sanitaria de la plaga moscas de la fruta en Cajamarca, tras dos meses de trabajo reducido debido al aislamiento social obligatorio que aún atraviesa el país.

En el marco de la demanda de seguridad alimentaria y en atención al agro, la institución optó por restablecer las rutas para el desarrollo de actividades de los inspectores de campo, pero adoptando las medidas de bioseguridad necesarias, con el uso de mascarillas, guantes y guardando la distancia mínima con los usuarios.

Las actividades propias de la vigilancia sanitaria consisten en monitorear una red de trampas que permiten conocer semanalmente la densidad poblacional de insectos de moscas de la fruta y muestrear frutos para identificar el porcentaje de daño que ocasiona la plaga.

El SENASA cuenta con rutas de monitoreo en las 11 provincias interandinas de Cajamarca con una red compuesta por 3208 trampas tipo Multilure y Jackson, en una superficie de 17,106 hectáreas de cultivos hospedantes de moscas de la fruta: como mango, uva, arándano, chirimoya, palto, cítricos y otros frutos de importancia económica para la agricultura familiar.

Las principales rutas están en los valles Alto Jequetepeque y Crisnejas al sur de la región, que abarcan las provincias San Pablo, San Miguel, Cajamarca, Contumazá y Cajabamba. No obstante, las labores alcanzan a Chota, Hualgayoc, San Marcos, Celendín, Santa Cruz, Cutervo e incluso la provincial Bolívar (La Libertad).

Como se sabe, desde que se dictó la cuarentena, los ronderos de Cajamarca se convirtieron en los protagonistas de la lucha contra la COVID-19 haciendo el control de tránsito de personas y el SENASA reconoce dicha labor. Sin embargo, hace un llamado para que otorguen las facilidades al personal de campo, cuya función está ligada a promover la seguridad alimentaria.