Cajamarca: Senasa dirige a niños temas de inocuidad agroalimentaria

611

El Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa amplió la cobertura de capacitaciones que desarrolla en temas de inocuidad agroalimentaria en la población cajamarquina, esta vez, orientada a escolares como medida para modificar algunos hábitos que resultan perjudiciales contra la salud pública.

Una acción reciente se desarrolló en la provincia San Pablo, donde los alumnos de la Institución Educativa Primaria San Luis Grande participaron de una jornada sobre inocuidad, las 5 claves para la inocuidad de los alimentos y el correcto lavado de manos.

La inocuidad es la seguridad de que los alimentos no van a perjudicar nuestra salud tras su consumo o manipulación, las claves se refieren a cinco hábitos que evitan la contaminación de los mismos y el lavado de manos que es imprescindible para evitar enfermedades.

“Resulta fundamental fomentar una cultura de inocuidad agroalimentaria entre los niños, porque es uno de los públicos vulnerables y porque ellos hacen el efecto multiplicador en sus hogares”, sostuvo la directora de Senasa en Cajamarca, Alicia Villar López.

La autoridad en sanidad agraria informó que trabajos similares se han desarrollado en otras provincias del departamento y que el trabajo con escolares de San Pablo continuará en los próximos días e, incluso, con estudiantes del instituto técnico de San Pablo, así como en otras entidades educativas de Cajamarca.

Los escolares, junto a las amas de casa, productores y procesadores están considerados público vulnerable, sobre los cuales el Senasa prioriza sus acciones.

Proyecto

La institución anunció que, en los próximos meses, se implementará un proyecto de cobertura nacional denominado “Mejoramiento de la inocuidad de los alimentos de producción y procesamiento primario y piensos”, que promoverá acciones de inocuidad agroalimentaria en el país.

Son los escolares, así como las amas de casa, productores, procesadores de alimentos y otros actores de la cadena agroalimentaria los que conforman el público objetivo de este proyecto que comprende labores por cinco años.

El proyecto busca que los resultados sean sostenibles en el tiempo y está financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo, entidad que también está financiando los programas para la erradicación de moscas de la fruta y peste porcina clásica.