Cusco: Valle de Limatambo continúa posicionando su palta hass en mercados internacionales

303

En beneficio de más de 200 productores de la agricultura familiar ubicados en el Valle de Limatambo, el Ministerio de Agricultura y Riego, a través del SENASA,  continúa certificando lugares de producción e inspeccionando envíos de palta hass destinados a mercados internacionales.

Según el reporte oficial, se han certificado 211 toneladas de palta hass que tienen como principal destino el mercado de Países Bajos. Actualmente la región cuenta con 18 lugares de producción certificados.

A pesar del estado de emergencia declarado por el Gobierno del Perú, durante este periodo, el SENASA logró atender 10 solicitudes de exportación de Palta Hass. Las actividades se realizan cumpliendo todas las medidas de prevención contra el COVID-19, dispuestas por el Ministerio de Salud.

A través de la certificación, se busca asegurar que el Lugar de Producción cuente con un registro del manejo fitosanitario que ejecuta el productor, para asegurar que las plagas cuarentenarias reguladas por los países importadores se encuentren bajo control.

En el inicio de esta campaña, el Valle de Limatambo ha experimentado resultados muy favorables para los pequeños productores en los últimos años. En el 2017 la campaña cerró con 777 toneladas enviadas al extranjero y el 2018 la cifra ascendió a 1258 toneladas.

El principal lugar de producción de Palta Hass se encuentra en Limatambo con 15 sectores y 225 productores, que forman parte de la Asociación de Productores Frutícolas de Palto, quienes destinan el 70% de su producción al mercado externo y el 30% al mercado nacional y local.

Acciones priorizadas

La certificación de  lugares de producción de Palta Hass, consiste en la inspección de predios en producción y la verificación que el producto esté libre de plagas. Esta certificación es un requisito indispensable para exportar a diversos mercados internacionales.

Para la inspección fitosanitaria del envío, el inspector extrae una muestra aleatoria y representativa del lote, el cual debe ser entre el 1% y 2%, evaluando la presencia de plagas cuarentenarias y no cuarentenarias; al término del procedimiento se coloca el precinto oficial de seguridad.