El Senasa cautela la sanidad de leche para su consumo en Cajamarca

203

Integrando la empresa privada con las instituciones públicas y los productores, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa proyecta mejorar progresivamente la condición sanitaria de los hatos de ganado lechero, en Cajamarca.

El propósito es integrar esfuerzos, competencias y funciones para que el ganado lechero tenga mejores condiciones sanitarias respecto a enfermedades monitoreadas y, paralelamente, empoderar a los ganaderos para que la producción se realice en condiciones inocuas.

Entre otros acuerdos, las empresas generarán una base de datos que permita a la autoridad en sanidad agraria identificar y capacitar a un mayor número de proveedores de leche.

El origen

En el marco de la sanidad animal, la iniciativa nació en la Subdirección de Control y Erradicación de Enfermedades del Senasa, la cual pretende conseguir que el país establezca progresivamente zonas libres de brucelosis bovina y tuberculosis bovina, entre otras enfermedades.

El Senasa considera que el control de ambas enfermedades y la condición sanitara de la leche requieren un mayor esfuerzo, el cual debe ser integral en los procesos productivos, en la producción y el procesamiento de la leche y sus derivados, donde se involucren articuladamente las entidades locales competentes.

Con este trabajo conjunto, más la colaboración de la empresa privada y las capacitaciones en secuencia a los productores de leche, también se estaría controlando otras enfermedades y evitando los residuos de antibióticos y contaminantes en el producto.

Acciones

La primera charla de concientización se desarrolló en La Encañada; los productores responsables deben realizar pruebas diagnósticas de descarte de brucelosis y tuberculosis bovina, comercializar animales con certificado sanitario del Senasa y respetar los periodos de retiro de medicamentos.

La institución informa que se debe concientizar a los productores para lograr que se integren en los programas oficiales de control, porque, ante el registro de casos de brucelosis, existe el riesgo de contagio entre animales -e incluso a los seres humanos- y se tiene que prevenir.

El monitoreo de brucelosis bovina es certificado y asegura la comercialización de animales sanos.

La brucelosis genera pérdidas económicas para el productor, porque causa abortos, demanda inversión para implementar un plan de manejo de hato infectado y el animal enfermo debe ser sacrificado de acuerdo a la norma.

Dato:

La certificación de hato libre de brucelosis y tuberculosis bovina tiene validez de un año.