Escuelas de campo mejoran las condiciones productivas frutícolas en comunidades de Selva Central

329

Previo al estado de emergencia dispuesto por el Gobierno, el Ministerio de Agricultura y Riego, a través del SENASA, fortaleció las capacidades y destrezas en el campo de 80 familias dedicadas a la producción frutícola en las comunidades de Selva Central.

Siendo este sector un polo importante de producción para abastecer los principales mercados, la autoridad sanitaria mejoró la producción de bananos y cítricos, a través de la implementación de las buenas prácticas agrícolas, basadas en el conocimiento teórico y práctico.

Los pequeños productores frutícola beneficiados con la metodología de “aprender haciendo” pertenecen a las comunidades de Santa Rosa de Ubiriki, ‘Marankiari’, ‘Chincayacu’ y ‘La Solitaria’, ubicadas en la región Junín.

Estas jornadas de aprendizaje estaban basada en una metodología de aprendizaje participativo y vivencial, que busca fortalecer los conocimientos e incentivar la capacidad de análisis de los participantes.

Durante cada sesión, los especialistas del SENASA han facilitado las bases de la implementación de las Buenas Prácticas Agrícolas en cada fase fenológica de los cultivos en mención y el uso práctico de los controladores biológicos, a fin de garantizar la obtención de alimentos sanos e inocuos para los consumidores.

Las escuelas de campo son espacios participativos que promueve el SENASA a través del Programa de Sanidad Agraria e Inocuidad Agroalimentaria que ejecuta en todas las regiones del país.

Con la ejecución de estas acciones a nivel nacional, el SENASA espera un cambio de actitudes por parte de los agricultores, para abastecer no solo alimentos abundantes, sino que se encuentren libres de contaminantes químicos, físicos y biológicos, en beneficio de la salud pública, la protección de las familias involucradas y la protección del medio ambiente.