Evaluación del Senasa permitirá conocer situación del agro en Cusco ante posible presencia de roedores

121

El Ministerio de Agricultura y Riego, a través del Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa, realizará el control integrado de roedores en 110 hectáreas de cultivos pertenecientes a las provincias de Cusco, Acomayo, Anta, Calca, Canchis, Chumbivilcas, La Convención, Paruro, Quispicanchi y Urubamba, en la región Cusco.

Entre las primeras acciones de control, especialistas del Senasa evaluarán 545 hectáreas, a través de la instalación de trampas Tomahawk (jaulas de captura de roedores vivos) en campos de cultivo y almacenes. Estas trampas se rotarán sistemáticamente y permitirán evaluar la presencia de la plaga y adoptar medidas oportunas en el control.

Para la sostenibilidad del control, se programarán capacitaciones dirigidas a 612 productores vinculados a la actividad agrícola, quienes mediante la conformación de brigadas serán parte del trabajo integrado para erradicar o disminuir la incidencia de la plaga en la zona.

La plaga de roedores en las zonas rurales del Perú afecta entre el  8% y 10% de los cultivos agrícolas. En Cusco, esta plaga ataca cultivos de maíz, habas,  cebada, trigo y papa, que son el sustento de las familias del campo.

Lo primordial que es la participación de los agricultores capacitados por el Senasa, su compromiso para liderar las acciones; y así, evitar la proliferación de la plaga, y mejorar la producción agrícola de la región.

Roedores

Dentro de las especies de roedores que más perjuicio causan a la agricultura se encuentran Rattus rattus (rata común o rata negra) que principalmente se alimenta de vegetales como semillas, granos o frutos. También está el Mus Musculus (ratón o pericote), que come todo pero prefieren el maíz, trigo, arroz y otros cereales.

Los factores que generan el incremento de esta plaga son las malas condiciones de producción e higiene (no limpiar los canales de regadío y el desorden) y el inadecuado almacenamiento de productos.

El Senasa insta a los agricultores que den aviso ante la presencia de roedores para ejecutar las acciones de control.