Huancavelica: SENASA intensifica vigilancia y control poblacional de murciélagos hematófagos

1374

Control poblacional de murciélagosEl Servicio Nacional de Sanidad Agraria -SENASA intensifica la vigilancia y control poblacional de murciélagos hematófagos en puntos estratégicos de la zona de producción de la cuenca del Río Mantaro, con el objetivo de prevenir la transmisión de rabia al ganado herbívoro en la región Huancavelica.

Fuente: SENASA, Diario Correo

La intervención estratégica se realizó en el centro poblado de Lanza, perteneciente al distrito de Ahuaycha, ubicado en la cabecera de la zona de producción de la cuenca del río Mantaro, porque reporta la mayor incidencia poblacional de murciélagos hematófagos.

El monitoreo se realizó en cuatro cuevas en la rivera del Río Mantaro, y luego se procedió a la captura de los murciélagos mediante redes para su identificación. Los especialistas del SENASA aplicaron un ungüento vampiricida en el dorso y los liberaron. Al regresar a su colonia, por la costumbre que tienen de lamerse unos a otros, los murciélagos tomarán el ungüento, que eventualmente generará su muerte.

La región Huancavelica no es una zona endémica de rabia, ya que no se tiene registro de casos positivos confirmados por laboratorio, pero se encuentra en una zona de riesgo al colindar con regiones endémicas, por lo que el SENASA Huancavelica realiza la permanente evaluación del índice de mordeduras al ganado, ubicación de refugios, control selectivo poblacional y capacitaciones, señalo el Director Ejecutivo del SENASA, Rommel Vargas Manrique.

Es importante señalar que no todos los murciélagos se alimentan de sangre pues existen los que se alimentan de insectos, frutas, peces y flores, cuya actividad es beneficiosa para la biodiversidad ecológica.

La Rabia es una enfermedad viral altamente mortal que se presenta en los herbívoros, principalmente bovinos. Esta enfermedad es transmitida por murciélagos hematófagos, que se alimentan exclusivamente de sangre, tanto de animales domésticos como silvestres, y el ser humano puede infectarse al tener contacto directo con tejido nervioso del animal infectado, saliva, o ser mordido por un murciélago hematófago infectado.