Huancavelica: Senasa y Qaliwarma se articularán para asegurar alimentos escolares inocuos

139

El Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa y el Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma articularán funciones para asegurar la inocuidad de los alimentos destinados a los escolares de la región Huancavelica.

La articulación en beneficio de los escolares surgió tras la capacitación “Proceso de autorización sanitaria de establecimientos dedicados al procesamiento primario, vigilancia sanitaria y alertas sanitarias en alimentos agropecuarios primarios”, dirigida a los supervisores de planta de Qali Warma.

“En adelante fortaleceremos el trabajo articulado, a fin de cumplir nuestras funciones en bien de la salud pública”, precisó el director ejecutivo de Senasa en Huancavelica, Rommel Vargas Manrique.

Una de las labores articuladas será la realización de inspecciones conjuntas a establecimientos de alimentos agropecuarios de procesamiento primario, como arveja, lenteja y harina de maíz, en cumplimiento de la norma vigente  (D. S. N° 004-2011-AG) y el Protocolo de Qali Warma.

El Senasa informó que el procesamiento primario se refiere a la producción de alimentos divididos, partidos, seleccionados, rebanados, deshuesados, picados, pelados o desollados, triturados, cortados, limpiados, desgrasados, descascarillados, molidos, refrigerados, congelados, ultracongelados o descongelados, más no transformados.

Es competencia de Senasa autorizar el funcionamiento de establecimientos dedicados al procesamiento primario de alimentos agropecuarios, primarios y piensos, de acuerdo al Art. 33 del Reglamento de Inocuidad Agroalimentaria.

En el citado artículo, se precisa la implementación de Buenas Prácticas de Manufactura y Plan HACCP, en conformidad con el Código Alimentario, así como los Planes Operativos Estandarizados de Sanitización (POES), el Plan Interno de Rastreabilidad y flujo de operaciones, entre otros.

Se precisó, además, que los primeros responsables de la innocuidad alimentaria son los productores, agricultores, fabricantes de alimentos para animales, distribuidores y comerciantes de alimentos o de productos veterinarios y agroquímicos.

Los segundos responsables son las autoridades nacionales y extranjeras vinculadas a este tema, para controlar y garantizar la innocuidad de los alimentos a través de sistemas de vigilancia y control. Finalmente, los terceros responsables son los consumidores.