Junín: Senasa prepara a agricultores de comunidad nativa en el control de plagas del plátano

1692

Escuela de Campo del Senasa - MIP PlátanoAgricultores de la comunidad nativa Alto Marankiari, en el distrito de Perené, provincia de Chanchamayo, se preparan mediante el método ‘aprender haciendo’ que promueve el Ministerio de Agricultura y Riego, a través del Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa Junín, en las Escuelas de Campo de Agricultores (ECA) para el Manejo Integrado de Plagas (MIP) en el cultivo de plátanos.

Fuente: Senasa

El cultivo de plátano en la región Junín llega a 145,7 mil hectáreas (ha), donde más de 40 ha de este cultivo, en las variedades de Isla, Seda y Palo, son trabajadas en las ECA de la comunidad Alto Marankiari, cuyos agricultores cuentan con este fruto como sustento económico diario.

Los veintitrés productores que conforman la ECA ‘Triunfadores de Alto Marankiari’ forman parte de un ciclo de sesiones que inició en enero de este año, con el fin de aprender y validar conocimientos adquiridos mediante prácticas demostrativas en campo para el Manejo Integrado de Enfermedades y plagas en este cultivo.

“Antes que lleguen las ECA, nuestras plantaciones no estaban bien cuidadas, pero ahora con la enseñanza hemos mejorado nuestras chacras, las mantenemos limpias, hacemos podas y otros trabajos en campo sin necesidad de usar tantos productos químicos como antes, ahora comemos y vendemos plátanos más sanos”, dijo Vidal Herrera, presidente de la ECA ‘Triunfadores de Alto Marankiari’.

En la última sesión, los agricultores pusieron en práctica las enseñanzas en la identificación de las enfermedades y plagas, como el mal de Panamá (enfermedad producida por el hongo Fusarium oxysporum que ataca las raíces),  elefantiasis (crecimiento exagerado de corno), sigatoka (hongo Mycosphaerella fijiensis Morelet que ataca las hojas), el gorgojo del plátano y nematodos (parásito barrenador), enfatizando en el uso de semillas sanas y productivas (calidad), el control biológico y las prácticas culturales.

Los agricultores también elaboraron bioles orgánicos, drench (fertilización aplicada al suelo), lixiviado (líquido producido por la descomposición del raquis o vástago del plátano), y compostera (fertilizante compuesto de desechos orgánicos domésticos y de animales, cal y tierra) para nutrir y controlar plagas.

Además, se propagó semilla sana procedente de plantas madres seleccionadas de buena producción y libres de plagas, mediante el uso de la cámara térmica para plantaciones de plátano que elaboró la comunidad y se instaló en campo (del vivero a la chacra).

Dato

La ECA en MIP plátano consta de 12 sesiones. En el mes de diciembre se realizará la clausura,  previa evaluación a los agricultores, tomándose en cuenta la asistencia, participación, adopción de prácticas de control y la prueba de chacra como evaluación final, para que reciban la certificación.