La Libertad: SENASA y gobiernos locales pactan acuerdos para combatir la mosca de la fruta

134

El Ministerio de Agricultura y Riego, a través del SENASA, concertó acuerdos interinstitucionales con gobiernos locales para articular acciones respecto a la mejora de la producción hortofrutícola en beneficio de más de 7 mil agricultores de las provincias de Trujillo, Ascope, Pacasmayo y Chepén.

Los primeros acuerdos fueron suscritos con la municipalidad provincial de Ascope y las municipalidades distritales de Chicama y Poroto, así como con la municipalidad del centro poblado Santa Rosa, quienes se comprometieron a asumir medidas para lograr una baja prevalencia de la plaga en sus jurisdicciones mediante la emisión de ordenanzas municipales, espacios para microcentros y/o laboratorios de mosca de la fruta, apoyo en la difusión del proyecto, entre otros.

Los resultados de este trabajo en conjunto permitirán desarrollar con éxito las acciones de control y supresión que se realizarán a partir del 2021, remarcando la responsabilidad de cada agricultor respecto a la realización de labores de control integrado en sus propios predios

Además de dichas alianzas, el SENASA mantiene reuniones y la gestión de acuerdos con gobiernos locales, gremios agrarios, comunidades campesinas, agroexportadoras y demás organizaciones que operan desde el ámbito del distrito Alto Salaverry hasta Chepén, como medida estratégica para alcanzar los objetivos del Proyecto de Erradicación de Moscas de la Fruta.

La suma de todos los actores involucrados en el ámbito del Proyecto de Erradicación de Moscas de la Fruta fase IV permitirán lograr una sostenibilidad en el control de la plaga y con ello fortalecer el desarrollo del sector hortofrutícola con la apertura de nuevos mercados.

La mosca de la fruta es una de las plagas más destructivas del mundo, pues constituye una de las peores amenazas para la producción frutícola, ya que ataca directamente al fruto generando pérdidas económicas y restricciones en las agroexportaciones, sobretodo de los cultivos de importancia económica para la región, como la palta, el arándano y el mango.