Lima: Senasa promueve reducción de riesgo de intoxicación humana

1039

Senasa inspecciona establecimientosRealizó operativo de inspecciones post registro de plaguicidas y verificó destino final de envases de plaguicidas de uso agrícola.

El Servicio Nacional de Sanidad Agraria –Senasa, del Ministerio de Agricultura y Riego, realizó la inspección inopinada a establecimiento comerciales y almacenes de plaguicidas agrícolas, con la finalidad de verificar el destino final de envases de dichos productos y de esta manera prevenir riesgos de contaminación al medio ambiento o contaminación humana.

Fuente: Senasa

Senasa visitó diez establecimientos ubicados en los distritos de Carabayllo y Santa Rosa de Quives para realizar la inspección e indicar a los dueños que es necesario tener la autorización de la autoridad sanitaria para comercializar sus productos.

“Según lo dispuesto en el Reglamento del Sistema Nacional de Plaguicidas de Uso Agricola, los titulares de registro de plaguicidas de uso agrícola deben contar con programas aprobados por el Senasa para la disposición final de envases de plaguicidas de uso agrícola usados, de manera individual, agrupada o asociada; donde se promueva el triple lavado de los envases de dichos productos para su destino final, asimismo se tiene que capacitar y distribuir cartillas de información o afiches a los agricultores”, dijo José Ortiz, especialista de la Subdirección de Insumos Agrícolas.

Del mismo modo, indicó que está prohibido arrojar envases usados de plaguicidas químicos de uso agrícola  y su reúso con fines domésticos u otras formas de transformación que represente riesgo para las personas y el ambiente.

Durante el recorrido por los campos de cultivo de los pueblos de Chocos y de Santa Rosa de Quives, se pudo constatar que los envases de plaguicidas químicos de uso agrícola usados estaban tirados en las cosechas, acequias y amontonados en lugares no autorizados, lo que representa un peligro para la salud y contaminación del ambiente.

Para reducir este riesgo, el Senasa puso en marcha en el 2013 el Plan Nacional de Capacitación y Asistencia Técnica, orientado a promover la reducción de riesgos de intoxicación humana, la mitigación de los impactos ambientales, así como la disminución sustantiva de la contaminación por plaguicidas químicos de uso agrícola.