MINAGRI concreta acciones con agricultores y autoridades de Castrovirreyna para el control de roedores

755

Senasa Roedores en Huancavelica - MINAGRILas acciones de control integrado de roedores que ejecuta el Ministerio de Agricultura y Riego en los distritos de la cuenca norte del río San Juan, en la provincia de Castrovirreyna de la región Huancavelica, se intensificaron esta última semana a fin disminuir la incidencia de la plaga que afecta los cultivos de los pequeños productores de la zona.

Los especialistas en sanidad agraria se trasladaron a los distritos de San Juan, Villa de Arma y Huachos, en donde monitorearon 40 hectáreas de terrenos agrícolas con cultivos de maíz, frejol, zapallo, alfalfa y paltos. En estas zonas se identificaron signos de la presencia de roedores, como madrigueras, daños en cultivos, restos de heces, huellas, entre otros.

Los servidores del campo evaluaron la población de esta plaga mediante la instalación de 10 trampas Thomahawk en predios de una hectárea; cada trampa llevaba un cebo alimenticio como atrayente. El monitoreo en campo determinó el nivel de infestación del 20%, requiriéndose el control químico para reducir la presencia de la plaga.

Parte disminuir el nivel de incidencia detectado, los especialistas instalaron cebaderos ubicados en lugares estratégicos previamente identificados, los cuales contienen rodenticidas con ingredientes anticoagulantes que provocan la muerte del roedor pasada las 72 horas del consumo del producto.

Según Félix Jayos Miranda, jefe del área de Sanidad Vegetal del Senasa en Huancavelica, el incremento repentino de los roedores se debe a tres factores que están presentes en los distritos de la cuenca del río San Juan: agua, alimento (cultivos – residuos de cultivos) y zonas de refugio.

“Es importante la limpieza del campo que consiste en deshierbo de malezas, acequias y arreglo de cercas y pircas, para impedir el ingreso de los roedores a los cultivos”, señalo el especialista.

Otro de los factores para la alta proliferación de estos roedores es la gran capacidad reproductiva que poseen, con camadas que nacen alrededor de 22 días después del apareamiento; cada camada consta de 7 u 8 crías. Una rata hembra llega producir de 10 a 12 camadas por año y pueden tener crías desde los 3 a 4 meses de edad.

El Ministerio de Agricultura y Riego promueve la participación activa de las autoridades locales y pequeños agricultores en las labores de control cultural que consiste en la destrucción de madrigueras, remoción de refugios y labores de limpieza de campo y de los almacenes.

También es importante la conformación de brigadas de agricultores que ejecuten el control químico cada 10 o 14 días. “El uso de rodenticidas es la medida final que contribuye a bajar la población de roedores, pero no servirá de nada si no se lleva a cabo todo el trabajo previo de limpieza”, mencionó Félix Jayos.

El pasado mes de abril, los especialistas en sanidad agraria tuvieron una reunión de coordinación con los alcaldes de las municipalidades distritales de Aurahua, Villa de Arma, Capillas, Huachos, San Juan, Tantara y Huamatambo, de la provincia de Castrovirreyna, para definir acciones que incluyan la participación activa de productores del lugar y así reducir el nivel de incidencia de roedores.

La labor que realizan los especialistas de sanidad agraria en la provincia de Castrovirreyna es permanente desde el año 2016, con la prospección, evaluación, control y capacitación a productores, así como la sensibilización a las autoridades locales a quienes también les corresponde la atención de problemas fitosanitarios en cultivos.

En la región Huancavelica se realizan estas mismas acciones en las provincias de Huaytara, Churcampa y Angares, localidades que también tienen la presencia de estos roedores. En los primeros cuatro meses de 2018, el MINAGRI evalúo 123 hectáreas (ha) de terrenos agrícolas y realizó el control en 27 (ha), acciones reforzadas con la capacitación a 241 productores.