Moscas de la fruta: control de la plaga se ejecuta sistemáticamente en apoyo de la agricultura familiar

977

En el marco del proyecto de Erradicación de Moscas de la Fruta que ejecuta el Servicio Nacional de Sanidad Agraria – SENASA, en la región Cajamarca, la institución lidera las acciones de control integrado de la plaga en 4,437 hectáreas frutícolas en beneficio directo de 31,601 productores de la agricultura familiar.

El área frutícola intervenida por el SENASA, comprende a la agricultura familiar con parcelas menores a cinco hectáreas del Alto Jequetepeque, Crisnejas, Alto Chicama, Zaña-Chaman, Chota, Cutervo y Bolívar, en cultivos hospedantes de la plaga mosca de la fruta, como el mango, chirimoya, níspero, pacay, lúcuma, cítricos, entre otros más de 200 frutos y hortalizas.

La intervención del SENASA precisa de la ejecución del control químico, que consiste en la aplicación focalizada de un cebo tóxico específico para la plaga de mosca de la fruta, con un intervalo de 10 días. Cabe precisar que el producto empleado (GF-120) es de origen biológico y no tiene repercusiones contra el fruto ni el ambiente, tampoco con los apiarios.

Paralelamemte se promueve las labores culturales de recojo y entierro de frutos, podas sanitarias y rastrillado de suelos, entre los productores organizados en Comités de Sanidad Agraria conformados en las 12 provincias beneficiadas con el proyecto.

Las labores de campo, a cargo de cada fruticultor, serán determinantes para mantener bajo control la plaga una vez culminada la intervención química por parte del SENASA, en diciembre del año en curso.

Cabe precisar que la autoridad en sanidad agraria mantiene una red de vigilancia de la plaga, que comprende 3,208 trampas oficiales de captura del insecto y laboratorios implementados para hacer análisis específicos de la mosca de la fruta.

El proyecto de erradicación de la mosca de la fruta inició en setiembre del 2019 con una proyección hasta mediados del 2023, en busca de alcanzar los resultados exitosos obtenidos en el sur del país, donde Tacna y Moquegua son reconocidas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) como Área Libre de la plaga.