Ojo de gallo, una amenaza para el cultivo de café

12261

Senasa - Ojo de gallo, una enfermedad que afecta las plantaciones de caféEl cultivo y exportación de café orgánico es una de las principales actividades agrícolas de los productores de la provincia de La Convención en el Cusco, constituyéndose en el sustento económico de las familias del lugar.

Para que esta actividad se mantenga en crecimiento y consolide al Perú como segundo exportador mundial de café orgánico, es necesario que agricultores y productores apliquen en sus campos las medidas necesarias para controlar las plagas y enfermedades que atacan sus cultivos, como el ojo de gallo.

Esta enfermedad, causada por el hongo Mycena citricolor, afecta las hojas y frutos del café durante todo su proceso de desarrollo.

El ojo de gallo se observa como una mancha redonda hundida y de diferente tamaño, tomando un color amarillento al inicio del ataque. Al inicio, estas manchas son de color café oscuro y luego, cuando han alcanzado su madurez, son de color gris blanquecino.

En el estado avanzado de la enfermedad puede desprenderse el tejido afectado, ocasionando perforaciones y caída de las hojas y los frutos de forma rápida y muy severa.

¿Qué condiciones favorecen la aparición de la enfermedad?

El clima lluvioso, alta humedad relativa, alta nubosidad y las temperaturas bajas, crean condiciones ideales para que este hongo se reproduzca. También se ve favorecido cuando los cafetales tienen mucha sombra y poca ventilación (sin control).

¿Cómo se puede prevenir?

Existen varias acciones que se pueden ejecutar para combatir el Ojo de Gallo y evitar pérdidas económicas en la producción de cafés especiales. Es recomendable realizar labores culturales, entre ellas se consideran:

  • Al finalizar la época de cosecha, se debe realizar una poda para eliminar el tejido afectado; si es necesario, se debe reducir la densidad de siembra para generar más ventilación y permitir la entrada de luz al cafetal.
  • Una buena fertilización favorece la resistencia a plagas.
  • Realizar manejo de sombra (poda de los árboles de sombra).
  • Controlar las malezas u otros hospederos del hongo que crecen en los cafetales.

En las Escuelas de Campo de Agricultores – ECA que desarrolla el Senasa, los productores intercambian experiencias y a partir de ellas implementan acciones de control para minimizar la incidencia de plagas y enfermedades en sus parcelas.