Productores de mango de Cajamarca exportan fruto con apoyo del Senasa

2690

Productores de mango de Cajamarca exportan mango con apoyo del Senasa El Manejo Integrado de la Plaga (MIP) de Moscas de la Fruta y la conducción de redes de monitoreo realizado por el Servicio Nacional de Sanidad Agraria –Senasa- ha posibilitado que los productores del Valle Jequetepeque, en la región Cajamarca, exporten por segunda vez mango de la variedad Haden orgánico.

La Asociación de Productores Ecológicos de la Microcuenca del Payac (Apepayac) cuenta con certificación orgánica de sus áreas de mango, producto que se encuentra listo para ingresar nuevamente a Italia, gracias al certificado de exportación que emitirá el Senasa.

Su ingreso al mercado exterior es el resultado de un trabajo sanitario que consistió en aplicar las prácticas culturales y mecánicas de manera diaria en el campo de cultivo, de acuerdo al entrenamiento que recibieron los productores del Senasa para el control de la plaga.

Para evitar la infestación de Mosca de la fruta, los productores recogieron y enterraron los frutos caídos con la finalidad de eliminar estados inmaduros de la plaga (huevos y larvas), y además rastrillaron el suelo en la proyección de la copa de los árboles para la eliminación de pupas.

También realizaron podas, raleo y el mantenimiento de periodos de campo limpio.

Las Moscas de la Fruta (Anastrepha spp. y Ceratitis capitata) son consideradas una de las plagas más perjudiciales debido a que perfora el fruto y produce su pudrición y caída.

Productores de mango de Cajamarca exportan mango con apoyo del SenasaEl MIP ejecutado por los productores, con el apoyo de la ONG CEDEPAS, sumado a la conducción de redes de monitoreo implementadas por el Senasa desde el año 2007, ha obtenido resultados positivos en el control de la plaga.

El logro más importante es la disminución de la población del insecto que se mantiene menor a 0.5 de MTD (mosca/trampa/día), índice considerado como bajo grado de infestación y límite máximo para poder exportar mango a los países europeos.

El monitoreo, que se complementa con el muestreo semanal de frutos, consiste en la instalación de trampas tipo Mc Phail y Jackson por cada 20 hectáreas de zona frutícola, cuyos dispositivos de captura, alimenticios y sexuales, son evaluados y renovados cada semana.

El objetivo del monitoreo es determinar si las especies están presentes en el área y conocer las fluctuaciones poblacionales a lo largo del año, según la fenología del cultivo, para poder emitir las recomendaciones de control más oportunas.

Los servidores de campo recorren los distritos Unión Agua Blanca y El Prado, en la provincia de San Miguel, para verificar el manejo fitosanitario adecuado de los lugares de producción de donde se exportará esta fruta.

En estas zonas comprobaron que el producto se encuentra libre de la plaga como consecuencia de la realización del control cultural y mecánico, siendo apto para entrar al mercado italiano de acuerdo a los estándares nacionales e internacionales.