Productores se suman a simulacro de fiebre aftosa en Ucayali

• Perú es país libre de fiebre aftosa sin vacunación.

245

Con la intervención de pequeños productores ganaderos, profesionales del sector privado y especialistas del sector agricultura, el MINAGRI, a través del Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa, desarrolló en Ucayali un simulacro para el control de fiebre aftosa.

La ejecución de acciones prioritarias en caso se presente la enfermedad es clave para controlar un brote y proteger la producción ganadera; por eso, es imprescindible la preparación técnica en las labores de vigilancia, cuarentena, desinfección y control de tránsito de ganado, de acuerdo al plan de contingencia.

El objetivo es fortalecer las capacidades de gestión en la atención oportuna y eficiente ante la ocurrencia de un brote de fiebre aftosa para reducir los impactos económicos y sanitarios que puede originar esta enfermedad a las familias dedicadas a la actividad ganadera.

Un rol importante para mantener a Perú como país libre de Fiebre aftosa es el que cumplen los productores pecuarios, comerciantes y población en general, ya que sus notificaciones permitirán evitar el ingreso de mercancías pecuarias y transporte de animales de procedencia desconocida y sin autorización.

También es necesario que comuniquen al Senasa cualquier sospecha en animales que presenten síntomas como decaimiento, fiebre alta, ampollas o lesiones en el hocico, patas y pezones.

El simulacro se desarrolla en tres días e intervienen profesionales y técnicos en sanidad animal de las direcciones ejecutivas de Huánuco, Pasco, Lima, Junín, Huancavelica, Ancash y VRAEM.

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en inglés) reconoce al Perú como País Libre de Fiebre Aftosa sin vacunación. El país requiere seguir manteniendo su estatus internacional pues ello se traduce en el crecimiento de las exportaciones de alimentos cárnicos y derivados como leche y queso.

Fiebre Aftosa

Es una enfermedad altamente contagiosa, de gran difusión, que puede presentarse en el ganado vacuno, ovino, caprino, porcino y camélidos sudamericanos; y no afecta a las personas, sin embargo, su importancia radica en los efectos devastadores que produce en la ganadería.