San Martín: Vuelven escuelas de campo para empoderar a pequeños productores de naranjo

183

El Servicio Nacional de Sanidad Agraria – SENASA, del Ministerio de Agricultura y Riego, activó diez Escuelas de Campo de Agricultores (ECA), las cuales concentran 198 pequeños productores que tienen la posibilidad de certificarse como expertos en Buenas Prácticas Agrícolas en cultivo de naranjo, en la región San Martín.

Son ocho escuelas de campo las que se desarrollan en la provincia Mariscal Cáceres, una en Bellavista y otra en Huallaga, con 143, 30 y 25 productores respectivamente. Todas están orientadas a empoderar a los productores en el cultivo de naranjo, producto que viene siendo impulsado mediante proyecto del gobierno regional.

En Mariscal Cáceres, el distrito Pajarillo concentra la mayoría de comunidades donde se desarrollan las escuelas de campo: entre ellas: Costa Rica, Capirona, Bajo Juñao, Lanchararca, Marichi y Víveres.

Las ECA’s se desarrollan en 12 sesiones a lo largo de seis meses y los que alcancen a certificarse como expertos, estarán capacitados para resolver problemas de manejo del cultivo y problemas fitosanitarios, con acciones inmediatas y oportunas propias de las Buenas Prácticas Agrícolas – BPA.

Las BPA son un conjunto de principios, normas y recomendaciones técnicas que se aplican a la producción, procesamiento y transporte de alimentos, con el propósito de proteger la higiene, la salud humana y el medio ambiente. En este sentido, en las escuelas de campo los participantes aprenden métodos ecológicamente seguros, higiénicamente aceptables y económicamente factibles.

Bajo el método de aprender haciendo que caracteriza a las escuelas de campo, se fusionan los saberes prácticos del participante con el conocimiento técnico de los especialistas para mejorar la producción del naranjo y la inocuidad de sus frutos.

Las escuelas de campo se desarrollan en el marco del Programa de Desarrollo de la Sanidad Agraria e Inocuidad Agroalimentaria – PRODESA y no tiene costo alguno para el productor y se realizan bajo las medidas de bioseguridad recomendadas por el Ministerio de Salud para evitar contagios del COVID-19.