SENASA en alianza estratégica con gobiernos locales promueven la inocuidad en Loreto

348

Con el propósito de reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos -ETAs, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA) y la Municipalidad Provincial de Maynas capacitaron a personal municipal sobre la importancia de la producción, expendio y consumo de alimentos inocuos.

Durante la jornada, técnicos y profesionales pertenecientes a las áreas de Salud Ambiental, Vigilancia Sanitaria y Comercialización de la mencionada comuna ampliaron sus conocimientos sobre la normativa en inocuidad agroalimentaria y las buenas prácticas de producción e higiene.

La información impartida a los colaboradores municipales constituye una herramienta importante para el mejor desempeño de sus actividades de acuerdo con las facultades que la ley les otorga para garantizar la movilización, comercialización y venta de alimentos agrícolas y pecuarios libres de contaminación en los mercados de su jurisdicción.

Asimismo, los trabajadores ediles estarán en la capacidad de sensibilizar a los comerciantes en la realización de las buenas prácticas para el almacenamiento y manipulación de los alimentos, de modo tal que no se vean afectados por las distintas formas de contaminación y fortalezcan sus medidas de salubridad.

Promoviendo la inocuidad agroalimentaria

En un esfuerzo articulado, el SENASA ejecuta a nivel nacional el proyecto de mejoramiento de la inocuidad de los alimentos agropecuarios de producción y procesamiento primario y piensos en el marco del PRODESA Fase II, bajo ese contexto, una de las estrategias es la capacitación a los distintos actores de la cadena agroalimentaria, poniendo énfasis en temas medulares como la contaminación de los alimentos.

El equipo técnico del SENASA explicó que existen diferentes tipos de contaminación de los alimentos: la biológica que procede de seres vivos, tanto microscópicos como no microscópicos (bacterias, hongos, virus, parásitos) y la química que se da por la presencia de determinados productos químicos en los alimentos que pueden resultar tóxicos a corto, mediano largo plazo.

Además, existe la contaminación física que se origina por la presencia de algún objeto susceptible de causar daño o enfermedad a quien ingiera el alimento como cristales, trozos de madera y de metales, anillos, aretes, partes de material de empaquetado, etc.

La contaminación de los alimentos, en sus diferentes formas, es muy peligrosa para la salud del consumidor, por lo que constituye una obligación la realización de las buenas prácticas agrícolas, pecuarias y de producción, así como adoptar las medidas de higiene correspondientes al preparar los alimentos.