Senasa evalúa población de murciélagos cerca a comunidades campesinas y nativas de Junín

1951

Capacitacion - Senasa evalúa población de murciélagos cerca a comunidades campesinas y nativas de JunínEn atención a los reportes de productores pecuarios por mordedura de murciélagos (quirópteros) en sus ganados, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa enfocó sus acciones de vigilancia y control de rabia en las comunidades campesinas y nativas de las provincias de Satipo, Chanchamayo, Junín, Tarma y Jauja.

La rabia silvestre es una enfermedad transmitida por el murciélago hematófago (vampiro), afectando principalmente a los bovinos y a otras especies domésticas, así como al hombre y algunos animales silvestres. Es considerada una de las zoonosis de mayor importancia en la salud pública.

Los murciélagos son los principales transmisores de la rabia, principalmente en las regiones tropicales y subtropicales donde habitan.

Los especialistas en sanidad agraria del MINAGRI se trasladaron a los anexos de Yungul y Pampa Seca del centro poblado de LLaupi, distrito de Ulcumayo, provincia de Junín, para evaluar el índice de mordeduras de murciélagos hematófagos en animales domésticos, realizando las capturas de murciélagos con redes especiales para su identificación.

Estas actividades fueron reforzadas con capacitaciones a productores de las zonas de intervención, resaltando las notificaciones y reportes de mordeduras de murciélagos.

Senasa evalúa población de murciélagos cerca a comunidades campesinas y nativas de JunínPara el control poblacional de murciélagos hematófagos, el Senasa aplica la pasta vampiricida en el dorso y luego los libera, como parte de una estrategia de control selectivo y la prevención contra la rabia silvestre que podría afectar al ganado.

El Senasa ejecuta estas actividades según las denuncias de ocurrencias y realiza el control en los refugios y corrales, el cual busca evitar el riesgo de transmisión de la enfermedad a las personas y proteger la producción pecuaria. El diagnóstico de la rabia se da en primera instancia con la sospecha de la enfermedad efectuada por el veterinario en el campo y se descarta o confirma en el laboratorio.

En la región Junín, hasta el momento no se han observado casos de trasmitida por murciélagos hematófagos, sin embargo, se mantiene constante vigilancia sobre la población ganadera.