Senasa inspecciona condiciones sanitarias de faenado en mataderos autorizados de Puno

La finalidad es contribuir con la inocuidad de los alimentos cárnicos destinados al consumo humano.

2248

Senasa inspecciona condiciones sanitarias de faenado en mataderosEn cumplimiento del Reglamento Sanitario del Faenado de Animales de Abasto, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa inspecciona los mataderos de la región Puno con la finalidad de evaluar las condiciones sanitarias implementadas en los establecimientos y, de esta manera, contribuir con la inocuidad de los alimentos de producción primaria destinados al consumo humano.

Senasa evalúa, controla, verifica y fiscaliza los parámetros de control sanitario, sistemáticos y continuos, del sistema de control de alimentos que los mataderos desarrollan para el faenado de los animales.

La autoridad sanitaria también fiscaliza las inspecciones en ganado vivo, previo al faenado, y las evaluaciones de carnes y menudencias (tras el faenado) que desarrolla el médico veterinario responsable del establecimiento, para finalmente determinar la condición de apto para el consumo humano de la carne. Caso contrario, el producto puede ser comisado.

Las instalaciones del matadero deben estar debidamente distribuidas, señalizadas y provistas de todos los materiales de rápida desinfección que faculte el faenado en condiciones de higiene y sanidad. El personal debe contar con certificado médico vigente, indumentaria adecuada y estar debidamente capacitado de acuerdo a su zona de trabajo (aturdimiento, sangrando, escaldado, eviscerado y pelado).

Actualmente, Puno cuenta con dos mataderos tipo II con Autorización Sanitaria de Funcionamiento en los que desarrolla las inspecciones sanitarias de manera permanente. Uno está ubicado en el distrito Ilave y es propiedad del Municipio Provincial de El Collao, y el otro es privado y se ubica en Caracoto (Juliaca).

En promedio, el matadero de Ilave faena mensualmente 7400 animales entre ovinos, bovinos, porcinos y camélidos sudamericanos, y el establecimiento de Caracoto, de Inversiones Felipe y María Fernanda S.A.C., sacrifica alrededor de 300 en el mismo periodo. Ambos mataderos destinan sus productos principalmente a mercados fuera de la región.

Tipo I

Respecto a los mataderos de tipo I, que implica a establecimientos de menor capacidad de faenado, el Senasa realiza inspecciones sanitarias inopinadas para determinar si las condiciones de funcionamiento siguen siendo las mismas a las que tenían cuando se les otorgó la Autorización Sanitaria de Funcionamiento.

La región Puno cuenta con un establecimiento de este tipo, que está bajo la administración del municipio distrital de Santa Rosa – Mazocruz, en la provincia El Collao.