Senasa: La tristeza del palto y recomendaciones para su control

21602

Senasa - La tristeza del palto y recomendaciones para su controlSenasa. La tristeza del palto es una enfermedad que afecta significativamente la producción, los síntomas aparecen en la parte aérea de la planta y es mucho más grave en el sistema radicular, pudiendo llegar a causar la muerte del árbol.

Esta enfermedad es causada por el hongo Phytophthora cinnamomi Rands, el cual es considerado como el patógeno que puede producir daños extremos en los paltos, siendo los más devastadores en el mundo.

La Phytophthora cinnamomi Rands puede infectar árboles de cualquier edad, produciéndoles un decaimiento general de la parte aérea como una marchitez; de ello deriva su denominación de tristeza, que se caracteriza por tener las hojas más pequeñas de lo normal, de un color verde pálido y al mismo tiempo puede tener gran cantidad de frutos pequeños que no desarrollan. También presenta defoliación, ramas secas y finalmente el árbol muere, mientras que en el suelo empieza con una pudrición en las raicillas de color marrón oscuro a negro y de consistencia quebradiza, que avanza progresivamente hacia raíces más gruesas y al final causa la muerte al árbol.

Para prevenir las pérdidas económicas que ocasiona esta enfermedad es importante conocer las condiciones del suelo que permiten el desarrollo rápido del hongo, como ocurre en un suelo arcilloso, con pH de 6,5 y con mal drenaje, que origina poca aireación, mayor compactación y retención excesiva de humedad. Por lo tanto, debe evitarse plantaciones en estos suelos ya que la incidencia de la enfermedad aumentará pudiendo sobrevivir el patógeno mediante sus estructuras de conservación hasta por seis años en suelo húmedo.

En las dos últimas décadas, la pudrición de raíces producida por Phytophthora cinnamomi ha causado muchas pérdidas a los productores de palta en el valle de Moquegua, por lo cual el Senasa recomienda diferentes medidas de manejo integrado que ayudan a la prevención y control de la enfermedad.

Control Cultural

– Mejorar la aireación del suelo incorporando materia orgánica o compost con el objeto de favorecer la oxigenación en el suelo e incrementar la presencia de microorganismos aeróbicos así lograr equilibrio en la biología del suelo, sabiendo que la Phytopthora es un hongo anaeróbico. Algunos recomiendan una enmienda húmica a base de ácidos húmicos y fúlviccos (por ejemplo, Biocat S) en dosis de 1 a 2 kilos por árbol, solo o en mezcla con el fertilizante granulado.

– Evitar el riego excesivo y por micro aspersión, porque crea un microclima favorable al hongo.

– Utilizar plantones provenientes de zonas libres de la enfermedad o que hayan sido debidamente desinfectadas. Para ello se recomienda previamente un análisis microbiológico para descartar la presencia de hongos y bacterias patógenas en laboratorios de sanidad vegetal autorizados o por el Senasa.

– Mejorar el drenaje del terreno, nivelando la superficie o plantando sobre camellones.

– Eliminar los árboles secos incluyendo la raíz y quemarlos, y, antes de resembrar, desinfectar la cepa diluyendo 2 litros de formol al 38% en 100 litros de agua y aplicar de 15 a 30 litros por cepa.

Senasa - La tristeza del palto y recomendaciones para su controlControl Biológico

Desde el año 2008, en Omate y Moquegua se ha utilizado el hongo antagonista Trichoderma viride para el control biológico de Phytophthora en palto, con resultados satisfactorios. La dosis recomendada es de 4 bolsas (de 800g) por 200 litros de agua con Ph 5.5. Los hongos antagonistas también se pueden usar para desinfectar semillas, aplicaciones foliares, propagación de plantas en charolas y almacigueras.

Los hongos antagonistas nos son tóxicos para los seres humanos, animales o plantas, pero algunos son muy polvorientos y pueden causar alergias. Para su preparación se recomienda:

– Preparar la solución bajo sombra.

– Para realizar el lavado del arroz y para la aplicación, usar guantes, mascarilla y anteojos.

– Evitar todo contacto innecesario con el producto.

Control Químico

Por años, el fungicida químico – sistémico Fosetyl AL 80% se ha utilizado para el control del hongo, pero su costo es muy alto y surgieron dificultades para su uso.

Últimamente se recomienda los inductores de autodefensas, formulado a base de Fosfonato Potásico (30% de Fósforo y 20% de Potasio), que además de ser fungicida para el control de Phytophtora, es un fertilizante de buena calidad por lo que se logra un doble efecto en el cultivo.

La recomendación es realizar una aplicación general por vía foliar en dosis de 2.5 litros por hectárea (5 cc por litro de agua) y dos meses después hacer una aplicación dirigida a aquellos árboles que todavía presenten síntomas. Luego realizar aplicaciones preventivas cada 3-4 meses, hasta mantener la enfermedad en niveles de ataque del grado 1, que prácticamente no afecta la rentabilidad de la plantación.

El control cultural se ejecuta como una acción rutinaria, mientras el control biológico y químico son alternativas opcionales a escoger.

Senasa - La tristeza del palto y recomendaciones para su control