Madre de Dios: Inspección a establecimientos que comercializan plaguicidas

1273

Senasa - Madre de DiosEl Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa realizó la inspección a establecimientos donde se comercializan plaguicidas de uso agrícola en la ciudad de Puerto Maldonado (Madre de Dios), que en algunos casos no contaban con la Autorización Sanitaria en cumplimiento al Decreto Supremo 001-2015-MINAGRI ‘Reglamento del Sistema Nacional de Plaguicidas de Uso Agrícola’.

La norma tiene por objeto prevenir y proteger la salud humana y el ambiente, garantizando la eficacia biológica de los productos, así como la orientación en su uso y manejo adecuado mediante la adopción de las buenas prácticas agrícolas en todas las actividades del ciclo de vida de los plaguicidas.

Senasa revisó el procedimiento de rotación de stock y fecha de vencimiento de los plaguicidas, el registro de la autoridad sanitaria, etiquetas visibles en los envases y si los productos estaban conservados.

A través del Área de Insumos Agropecuarios e Inocuidad Agroalimentaria – AIAIA, el Senasa exhortó a los propietarios que deben contar con la autorización sanitaria antes de iniciar sus actividades, contar con un asesor técnico (ingeniero agrónomo y/o biólogo) y tener equipos de seguridad para mitigar derrames de plaguicidas, incendios y accidentes.

Estas actividades de supervisión y capacitación se establecen a fin de poner a disposición de los productores agrarios de la región Madre de Dios, plaguicidas de uso agrícola de calidad, que permitan controlar las plagas y enfermedades que afectan sus cultivos.

Senasa, mediante estas intervenciones, da a conocer las características de uso de plaguicidas y los potenciales riesgos a los que se encuentran expuestos los agricultores de las tres provincias de la región Madre de Dios.

En la ciudad de Puerto Maldonado, la agricultura es una de las actividades productivas más importantes y tiene un gran valor social y cultural debido a que se encuentran involucradas familias campesinas que siembran cultivos como la papaya, piña, Copoazú, maíz, cacao y otros granos y cereales. A nivel económico, representa para estas familias un medio de vida y sustento, ya que la producción sirve para el autoconsumo familiar y para el comercio en mercados locales y regionales.