MINAGRI: Vigilancia fitosanitaria en cultivos de Apurímac para detectar plagas ante heladas

Analistas en sanidad agraria priorizan acciones en zonas altoandinas.

1088

senasa-apurimac-papaEspecialistas en sanidad agraria del Ministerio de Agricultura y Riego – MINAGRI monitorearon tres hectáreas de cultivo de papa en Tintay, distrito de la provincia de Aymaraes, en la región Apurímac, para detectar de manera oportuna la presencia de plagas y desarrollar labores de control preventivo ante los embates del periodo de heladas.

La vigilancia fitosanitaria implica la evaluación y prospección de cultivos para identificar la presencia de plagas originarias, como la polilla y el gorgojo de los andes, o la alternaria, enfermedad muy común que afecta a la papa en las zonas altoandinas de la región.

Por esta razón, se dispuso el monitoreo en diferentes parcelas de la comunidad San Mateo, localizada a más de 2900 metros sobre el nivel del mar, lugar en el que se recolectó muestras de cultivos con aparentes signos de enfermedad o plaga.

El objetivo del despliegue es determinar y actualizar información en la Unidad del Centro de Diagnóstico de Sanidad Vegetal del SENASA sobre la ocurrencia o ausencia de plagas.

En simultáneo, también se ejecutan actividades referentes al análisis del riesgo de plagas en los campos productivos y la atención de denuncias de ocurrencia de plagas.

En ese sentido, durante el año, se han atendido 76 notificaciones de ocurrencia de plagas en cultivos de la región, para adoptar acciones inmediatas ante posibles problemas fitosanitarios.

El MINAGRI sostiene que una forma de contar con un monitoreo intensivo, es mediante el análisis de predios pilotos de cultivos de importancia económica. En este sentido, en Apurímac se tiene ubicado 12 predios bajo la condición de pilotos en palto, anís, fresa y pepino, en salvaguarda de 9 mil familias productoras.

Recomendaciones

La papa es un cultivo de importancia económica en Apurímac, por lo que el MINAGRI recomienda a los agricultores desarrollar siembras tempranas, la rotación de cultivos y realizar de forma permanente labores de limpieza para evitar la aparición de plagas; además el uso de semilla certificada que resiste las bajas temperaturas.