Senasa monitorea alimento concentrado para descartar agente causal de EEB

1153

Senasa monitorea alimento concentrado para descartar agente causal del Mal de las Vacas LocasCon el objetivo de confirmar que el Perú es un país libre de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) o mejor conocida como el ‘mal de las vacas locas’, el Ministerio de Agricultura y Riego – MINAGRI, a través del Senasa, inició el monitoreo de alimentos balanceados en predios ganaderos y hatos lecheros de la región Lambayeque para descartar la presencia del agente que causa la enfermedad.

El monitoreo viene a ser parte de la vigilancia epidemiológica activa sobre esta enfermedad y consiste en tomar, al azar, muestras de alimentos concentrados para ganado vacuno de diferentes hatos lecheros. Para la región de Lambayeque se ha considerado la toma de 20 muestras de alimentos de 250 gramos cada uno.

A través de un examen microscópico al alimento, se descarta la presencia del prion o proteína infecciosa de origen animal que afecta el sistema nervioso de los bovinos y desencadena la encefalopatía espongiforme bovina.

La enfermedad es degenerativa y no tiene cura y se caracteriza por la presencia de temblores progresivos, comportamiento agresivo, depresión, hipersensibilidad al sonido y tacto, temblores, pérdida de peso, disminución de la producción lechera, descoordinación, entre otros síntomas.

En Perú y en Lambayeque nunca se han reportaron casos de ‘mal de las vacas locas’, ni de otra Encefalopatía espongiforme trasmisible (EET). Esta condición es reconocida por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Gracias a ello se ha permitido la exportación de productos y subproductos peruanos de origen pecuario.

Vigilancia activa

El Senasa mantiene la vigilancia activa contra esta enfermedad no solo a través del monitoreo de alimentos para ganado vacuno, sino también de órganos (obex) de animales que hayan presentado síntomas nerviosos.

Las muestras son enviadas al laboratorio para el descarte de la enfermedad. Complementado a ello, se supervisa los mataderos de abastos y, a nivel regional, se inspecciona el tránsito interno de ganado destinado para el beneficio y comercio de animales.

Con estas actividades, la cartera ministerial salvaguarda el estatus sanitario alcanzado en nuestro país y se previene el ingreso de enfermedades pecuarias potenciales que afectarían la actividad ganadera de la región.