Senasa y pequeños productores desarrollan jornadas prácticas para combatir plagas del cacao

1186

Senasa - Plagas en cultivos de cacaoEl Servicio Nacional de Sanidad Agraria – SENASA, del Ministerio de Agricultura y Riego, realizó la primera jornada fitosanitaria para el control del mazorquero del cacao junto a 16 familias conformadas por pequeños agricultores del caserío Mariano Melgar, distrito de Pueblo Nuevo de la Provincia de Leoncio Prado, en la región Huánuco.

La siguiente jornada de capacitación se realizará el 2 marzo en el Centro Poblado Palo de Acero, distrito de Monzón de la provincia de Huamalíes, con la participación de 22 instituciones.

El miércoles 28 febrero, el SENASA participó en la Mesa Técnica de café y cacao en Rancho Grande, ubicado en el distrito de Castillo Grande, provincia de Leoncio Prado, donde estuvieron diferentes autoridades del sector, entre ellos el Ing. Gabino López y Chávez, Director Ejecutivo del SENASA en Huánuco.

El Mazorquero, que afecta principalmente a los cacaoteros en dicha zona, es un lepidóptero que se caracteriza por perforar la mazorca del cacao; presenta metamorfosis completa, pasando por los estados de huevo, larva, pupa y adulto, siendo la larva la que causa el daño directo al alimentarse principalmente de la placenta del fruto y el mucílago de la semilla.

Los especialistas recomiendan que, para combatir esta plaga, se debe evitar la sobre maduración de las mazorcas en el árbol, deshierbar para evitar lugares de refugio del lepidóptero, podar el cacao y su sombra; estas prácticas sencillas reducen la población de la plaga hasta convertirla en inofensiva para los cultivos.

A la fecha no existe plaguicida registrado ante el SENASA contra la plaga del Mazorquero, por lo que no se recomienda su uso ya que podría traer como consecuencia la resurgencia de una nueva plaga, resistencia de plagas o podría afectar al agente polinizador responsable de la producción de frutos.

Los servidores de campo recalcaron también que el control mecánico-cultural es una práctica de obligación de los productores, que es muy sencilla pero muy efectiva; consiste en recoger los frutos infestados y enterrarlos o hacer montones con los frutos infestados y cubrirlos con una lámina de plástico transparente grueso, exponiéndolos al sol para la solarización con la finalidad de matar al Mazorquero en sus estados de larva, pupa y evitando que emerjan los adultos.

En el 2017, la autoridad sanitaria, Senasa, fortaleció las capacidades en el manejo integrado de plagas en cultivo de cacao a 156 personas entre profesionales y productores, en las provincias de Puerto Inca, Leoncio Prado y Marañón.