Tumbes: Monitoreo poblacional de murciélagos en distrito de Canoas de Punta Sal

Acciones se ejecutan con la finalidad de prevenir la presencia de rabia en el ganado de la región.

1806

Senasa Tumbes - Captura de murciélagos hematófagosEl Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa, organismo adscrito del Ministerio de Agricultura y Riego, intensificó la vigilancia y monitoreo poblacional de murciélagos hematófagos (Desmodus rotundus) en los sectores de Pajaritos, el Rubio y Fernández del distrito de Canoas de Punta Sal, con la finalidad de prevenir brotes de rabia que afectan al ganado de la zona.

Los servidores del campo del Senasa se desplazaron a sectores de Pajaritos y Fernández para el monitoreo y captura de estos vampiros, los cuales tienen como hábitat preferido sitios oscuros y húmedos como cuevas, pozos, árboles huecos, minas y edificios abandonados, siendo identificados porque poseen hocico corto y patas traseras muy fuertes, orejas pequeñas y dientes afilados capaces de cortar con destreza la piel de un animal; pesan alrededor de 40 gramos y miden entre 32-35 centímetros.

Estos murciélagos se alimentan con la sangre del ganado (equino, porcino, bovino, aves y humanos), atacando cuando el animal está durmiendo. Tienen un anticoagulante en su saliva que le permite traspasar la sangre a través de su labio inferior.

Luego de capturar a estos animales, el Senasa realiza una disección del vampiro para obtener su cebrero y enviarlo al Centro de Diagnóstico de Sanidad Animal del nivel central, el cual realizará la evaluación correspondiente para determinar si esta especie de muerciélagos contiene el virus de la rabia.

De acuerdo a los reportes atendidos y la vigilancia y monitoreo de esta enfermedad zoonótica, no se ha presentado incidencia de animales enfermos con rabia silvestre en la región de Tumbes.

La enfermedad 

La rabia es una encefalomielitis vírica aguda casi siempre mortal, que ataca el sistema nervioso central y es trasmitida por el murciélago hematófago o vampiro que se alimenta de sangre. Afecta a todos los animales de sangre caliente, principalmente bovinos, equinos, porcinos, aves, ovinos/caprinos y humanos que entran en contacto con animales enfermos.