Ucayali: Monitoreo de alimento para bovinos para prevenir enfermedades zoonóticas

3283

La ganadería es una de las actividades económicas de la región Ucayali  y es fuente de ingreso de las familias rurales. Por esta razón, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria – SENASA realizó el  monitoreo de alimento para animales (pienso) para preservar la salud animal y prevenir posibles enfermedades en la población.

Senasa

Por ello, los servidores de campo del SENASA realizaron la toma de muestras de alimento balanceado (mezcla de soya, harina de pescado,  maíz, afrecho, polvillo de arroz, etc.) para bovino en predios de productores y procesadores de piensos en los distritos de las provincias de Coronel Portillo y Padre Abad; lo cuales serán enviados al centro de diagnóstico de sanidad animal del SENASA.

Con esta actividad se busca prevenir las enfermedades que pudieran transmitir a través del alimento  para animales destinados al consumo humano.

Por lo cual recomienda que los animales no deben recibir alimentos que estén identificados como probables introductores de agentes zoonóticos como encefalopatía espongiforme bovina (enfermedad de las vacas locas) a la población o  que contengan sustancias químicas por ejemplo: medicamentos, veterinarios, plaguicidas o contaminantes que pudieran resultar en residuos en la carne a niveles que hagan que el producto no este apto para su consumo.

El  uso de piensos y sus ingredientes deben ser idóneos, inocuos y de buena calidad, es de primordial importancia para la producción ganadera. Los piensos seguros constituyen un elemento esencial para reducir y prevenir los peligros a la inocuidad de los alimentos que entran a la cadena alimentaria.

En  la región Ucayali,  la producción de leche, carne y otros alimentos requiere de piensos mezclados que permiten a las granjas reduzcan los costos de producción, mantengan o aumenten la calidad y la consistencia del alimento, y mejoren la salud animal y bienestar al brindar una nutrición en cada fase de crecimiento y producción.

EL SENASA instruye a los productores que los piensos e ingredientes de piensos deben obtenerse y conservarse en condiciones estables para protegerlos de la contaminación por plagas o por contaminantes químicos, físicos o microbiológicos u otras sustancias objetables durante su producción, manipulación, almacenamiento y transporte.

También es importante que quienes producen piensos o ingredientes para piensos, quienes crían animales para obtener alimentos y quienes elaboran tales productos de origen animal ayuden a la autoridad sanitaria en la identificación de los posibles peligros y de los niveles de riesgo que involucren la salud de los consumidores.