Proyecto de Sanidad Porcina

CONTROL Y ERRADICACIÓN DE ENFERMEDADES EN PORCINOS
En el contexto sanitario, el sector porcino del país, debido a las características del tipo de crianza y las condiciones de precariedad predominante en las zonas rurales, son fácilmente vulnerables por una serie de enfermedades, destacando por su impacto la Peste Porcina Clásica (PPC), también conocido como Cólera Porcino, caracterizado por su rápida difusión y contagio, alta morbilidad y mortalidad. Esta enfermedad de acuerdo al informe de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), constituye uno de los grandes problemas transfronterizos, convirtiéndose en una enfermedad de notificación obligatoria, que en el caso del Perú, esta normado por R. J. Nº 271-2008-AG-SENASA. En el país, a través de la Subdirección de Análisis de Riesgo y Vigilancia Epidemiológica de la Dirección de Sanidad Animal del Servicio Nacional de Sanidad Agraria-SENASA se ha reportado en el año 2004 la ocurrencia de 27 focos de Peste Porcina Clásica; el 2005 de 13 focos; el 2006 25 focos; el 2007 59 focos y el 2008 15 focos; cifras que relativamente son bajas debida a la subnotificación existente y el corto tiempo que el SENASA tiene organizado el Sistema Integrado de Gestión de Sanidad Animal. En los últimos años esta enfermedad junto con la Enfermedad de Aujeszky (EA) y el Síndrome Respiratorio y Reproductivo Porcino (PRSS), constituyen causas importantes de pérdidas económicas en el sector porcino.
SENASA a través de la Subdirección de Control y Erradicación de Enfermedades de la Dirección de Sanidad Animal, viene ejecutando el “Proyecto Control y Erradicación de Enfermedades en Porcinos”, basado en un marco normativo específico y un Plan Estratégico, teniendo como objetivo el control y posterior erradicación de enfermedades de importancia económica,  como  la PPC, la EA y el PRRS.
En el caso de la Peste Porcina Clásica-PPC, la estrategia que se viene aplicando consiste en lograr coberturas altas y sostenidas de vacunación de la población porcina en zonas enzoóticas, hasta alcanzar niveles de 90% al año 2013; complementado con actividades de vigilancia epidemiológica, control estricto de movimiento de cerdos, sus productos y subproductos. Para el caso de la EA y PRRS, la estrategia de control se sustentará en el monitoreo serológico, “sacrificio sanitario” de todo animal reactor, complementado con medidas de bioseguridad, control de movimiento de porcinos, productos y subproductos, direccionado principalmente a los establecimientos porcinos especializados en la provisión de reproductores destinados a pie de cría.