Cajamarca: Senasa amplía monitoreo y vigilancia de langosta a zonas de riesgo

En los lugares en donde se registró la invasión de la plaga tras el fenómeno El Niño de 1998.

1638

Senasa amplía monitoreo y vigilancia de langosta a zonas de riesgoEl Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa reforzó las acciones de monitoreo y vigilancia de langosta en zonas consideradas en riesgo de aparición de la plaga en la región de Cajamarca.

Se trata de los distritos de Yonán, Cupisnique, El Prado, San Bernardino y San Luis, que fueron afectados por la presencia de las especies Schistocerca interrita y la Schistocerca pisceifrons peruviana en su fase gregaria (agrupamientos con características y comportamiento de plaga) tras el fenómeno climático de 1998.

Bajo ese antecedente, los servidores del campo realizaron evaluaciones con el objetivo de detectar a tiempo la presencia de langosta y evitar su dispersión, más aun por las últimas precipitaciones pluviales, las cuales favorecen la abundancia de alimento y, por ende, el desarrollo y aceleración del ciclo biológico del insecto.

El trabajo de vigilancia consiste en recorrer terrenos de aproximadamente dos hectáreas, denominadas estaciones de monitoreo. Luego, con una red se atrapan los especímenes para evaluar si se encuentran en su fase solitaria o están ingresando a su fase gregaria.

En caso de ser halladas, se eliminarán en lugares de gregarización o agrupamiento inicial antes de su dispersión, principalmente en vegetación silvestre.

También se han incrementado las acciones de vigilancia en los distritos de Yonán, Cupisnique, Tantarica, Chilete, Santa Cruz de Toledo, Guzmango, Contumazá y San Benito, de la provincia de Contumazá; también en los distritos de San Luis, San Bernardino y San Pablo, de la provincia de San Pablo; en los distritos de Pucará y Pomahuaca, de la provincia de Jaén; y en los distritos de Nanchoc, Bolívar, Niepos, San Gregorio, Unión Blanca y El Prado, de la provincia de San Miguel,.

La langosta es una de las plagas más devastadoras del mundo, por lo que el Senasa se mantiene en alerta ante cualquier evento que podría constituir un riesgo a la fitosanidad y a la economía del sector agrícola.