Inician conformación de comités para control de Mosca de la Fruta en Lambayeque

325

Como parte de las estrategias de control y erradicación de la mosca de la fruta, el Ministerio de Agricultura y Riego, a través del Senasa, promovió la conformación de comités de vigilancia en los distritos de Olmos, Motupe y Chocope.

La organización y participación de los pequeños productores de mango de la región Lambayeque, es fundamental para lograr la sostenibilidad de las labores de control integrado y prevenir la infestación de la plaga durante la campaña de exportación.

A la fecha, se han conformado más de 30 comités de vigilancia que representan a más de mil productores de mango, los mismos que han asumido el compromiso de erradicar la plaga, para que su producto no tenga restricciones en el comercio internacional.

Las actividades se realizan siguiendo un cronograma de labores agrícolas, elaborado según la fenología de las plantas de mango. La supervisión de estas acciones esta a cargo de representantes de cada comité y la autoridad en sanidad agraria.

“La estrategia de formar comités permitirá realizar un trabajo unificado y ordenado, que buscará que la plaga no tenga oportunidad de infestar a los frutos”, manifestó Edwin Rafael Pantoja, jefe del área de sanidad vegetal en Piura.

En Lambayeque, la campaña de mango iniciará la quincena de noviembre, y para esa fecha se busca lograr niveles de escaza prevalencia de mosca de la fruta, a fin de alcanzar la exportación de este producto sin inconvenientes.

A través de los comités, los productores organizados ya vienen ejecutando algunas medidas preventivas del control integrado, como el  recojo y entierro de frutos caídos (cada tres días) y la instalación de 50 a 60 trampas caseras por hectárea.

Para la certificación del lugar de producción se considerará el cumplimiento de las buenas prácticas agrícolas,  labores culturales y otras medidas que hayan acordado con su comité de vigilancia.

Las plantas empacadoras de la región Lambayeque, empadronarán a los productores de mango que hayan certificado su lugar de producción, con el objetivo de evitar fruta infestada, proveniente de campos que no hayan cumplido con los requisitos fitosanitarios.