Lambayeque: Senasa promueve el uso correcto y manejo responsable de plaguicidas para el campo

1053

SENASACon la finalidad de resguardar la salud pública y el cuidado del medio ambiente, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria-Senasa, organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y Riego, visitó el distrito de Monsefú, para promover entre los agricultores, el uso correcto y manejo responsable de los plaguicidas en los cultivos de la zona.

Esta actividad se realizó a través de una charla de capacitación en el local de la comisión de regantes, donde participaron más 50 agricultores, provenientes de diferentes caseríos como Valle Hermoso, Pómape y Corazón de Jesús.

Los productores reforzaron sus conocimientos sobre al uso de plaguicidas y consideraciones que deben tomar en cuenta para evitar que la aplicación del producto no afecte al cultivo, a la persona, y/o  al medio ambiente.

La autoridad sanitaria explicó que los plaguicidas son productos químicos que sirven para controlar las plagas de un cultivo; pero que deben ser usados de manera responsable, empezando con la elección correcta del plaguicida, que combata la plaga identificada en el cultivo. El Senasa recomienda contar con la orientación de un ingeniero agrónomo para evaluar el cultivo y elegir el fungicida adecuado.

Además de cumplir estrictamente con las indicaciones descritas en las etiquetas de los plaguicidas, es importante revisar la fecha de caducidad y el número de registro del Senasa, aplicar la dosis recomendada y respetar el periodo de carencia en el cultivo.

El periodo de carencia es el lapso de tiempo que tiene que pasar entre la última aplicación y la cosecha. Durante ese tiempo no se debe realizar aplicaciones de funguicidas y se espera que los efectos de los productos químicos se desvanezcan.

Cabe recordar, que para la aplicación del producto es imprescindible usar un equipo de protección compuesto por guantes, delantales resistentes a químicos, casco, botas, lentes protectores de ojos, mascarilla y respiradores. El equipo protector debe ser desechable o bastante sólido para limpiarlo y utilizarlo nuevamente.