Operativo inopinado en mataderos clandestinos en José Leonardo Ortiz

1330

Senasa - José Leonardo OrtizLos inspectores del Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa Lambayeque, junto con funcionarios de la Municipalidad distrital de José Leonardo Ortiz y la Policía Nacional del Perú (PNP), realizaron un operativo inopinado en los mataderos de animales de abasto que funcionaban de manera clandestina sin contar con las condiciones de higiene y sanidad para el faenado de animales de abastos y aves.

El operativo se realizó con la finalidad de evitar la distribución y comercialización de carne en mal estado, que atente contra la salud de las personas.

Las autoridades sanitarias recorrieron diferentes zonas del distrito, donde se tenía conocimiento del funcionamiento de los mataderos clandestinos por denuncia de los vecinos, logrando intervenir a tres de ellos.

Senasa constató que el faenado de animales era realizado sin la presencia de un médico veterinario que garantizara la sanidad de los productos pecuarios, los ambientes se encontraban sucios con residuos de anteriores faenas, no contaban con agua tratada y su infraestructura era inapropiada ya que la carne se contaminaba por el contacto con el suelo.

En cuanto a la faena, ésta se realizaba sin cumplir con las Buenas Prácticas de Manufactura e Higiene de acuerdo a lo establecido en la legislación vigente.

Durante la intervención, entre los animales vivos se encontró a un equino (burro), el cual se cree iba a ser sacrificado con los demás animales.

La autoridad sanitaria clausuró los mataderos, en uno de ellos decomisó más de 40 cabritos faenados sin inspección médica, listos para ser distribuidos en los mercados. Asimismo, los inspectores de Senasa iniciaron el procedimiento sancionador a fin de multar a los infractores.

Formalización de mataderos

Los representantes del Senasa recomendaron a los dueños de los mataderos formalizar sus establecimientos, empezando con la implementación de mejoras en infraestructura, servicios de agua y desagüe, drenaje para residuos, ambiente adecuado para el faenado donde la carne no se contamine, corrales para la recepción de animales, realización de buenas prácticas de faenamiento e higiene y contar con un médico veterinario responsable de realizar una inspección ante mortem y post mortem.

La presencia de un médico veterinario en un matadero garantiza la sanidad de los animales antes de ser sacrificados, ya que su rol principal es detectar enfermedades como el Ántrax, que puede perjudicar la salud de los matarifes y los consumidores.

Para el funcionamiento de mataderos se toma en cuenta tres categorías: categoría uno, cuando la capacidad de faena no supera los diez vacunos, veinte porcinos y treinta ovinos o caprinos; la categoría dos alcanza hasta los treinta vacunos y la tercera categoría está indicada para la exportación.

Para obtener la autorización de funcionamiento, los interesados deben presentar una solicitud al Senasa de su jurisdicción, señalando el número de animales por especie a sacrificar, las actividades que realizarán, como la venta de menudencia para su industrialización o congelación.

Los usuarios también deben tramitar su Registro Único de Contribuyente (Ruc), presentar su Documento de Identidad (DNI) y licencia Municipal de funcionamiento.