Acciones estratégicas del SENASA protegen las zonas productoras de banano y plátano en la Selva Central

243

Como parte del plan de acción que activó el SENASA frente a la emergencia fitosanitaria por Fusarium R4T, se viene realizando la prospección y evaluación de plantas de banano y plátano que se encuentran en sectores  productivos de Satipo y Chanchamayo, en la Selva Central.

El Fusarium oxysporum  f sp. cubense Raza 4 tropical  es una plaga cuarentenaria no presente en el país. Tiene gran capacidad de sobrevivir en el suelo, sin tratamiento efectivo. Se dispersa principalmente a través del movimiento de material de propagación vegetativa contaminado (material de siembra, partes de plantas).

En ese sentido, el SENASA también ha previsto capacitar a productores para que implementen de forma oportuna las medidas de bioseguridad en sus campos, punto importante prevenir el ingreso de este hongo a los predios.

Según el registro oficial, la región Junín cuenta con alrededor de 20 000 hectáreas de este importante cultivo y  la meta trazada busca coberturar al 100% de las hectáreas de plátanos y bananos antes de cerrar este año.

Las variedades de plátanos que se cultivan en la Selva Central son: seda, manzano, moquicho y palillo. El cultivo de plátano genera ingresos permanentes para los agricultores, constituyendo una “caja chica” para financiar otras actividades agrícolas.

De acuerdo a los datos de la Dirección Regional de Agricultura – Junín, la Selva Central tiene un promedio de 120 000 productores que se benefician indirectamente de la producción de este cultivo; por lo que el ingreso de esta plaga perjudicaría la economía familiar.

Política de prevención

El año 2019, el SENASA desarrollo dos simulacros  de detección y control de Fusarium Raza 4 tropical a nivel nacional. El primer simulacro se desarrolló en Tumbes y el segundo en Selva Central, Junín.

Estas acciones fortalecieron la capacidad de respuesta de los productores y gobiernos locales ante un posible ingreso del hongo. Gracias a esta política de prevención liderado por el SENASA se logró controlar el brote en el norte del país este año.

Es importante la participación de todos los productores y los gobiernos locales para identificar y reportar posibles casos, a fin de disponer las acciones sanitarias inmediatas para el control de esta plaga. Y también recomienda no trasladar material de propagación como hijuelos que no estén certificados por SENASA.