Senasa constata baja incidencia de caracol gigante africano en campos de cultivo de Juanjuí

A través de monitoreo constante, servidores del campo concluyen que presencia de molusco no representa peligro para la agricultura local.

644

Senasa constata baja incidencia de caracol gigante africano en campos de cultivo de JuanjuíEl Ministerio de Agricultura y Riego informó que el Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa constató la baja incidencia de ‘caracol gigante africano’ en campos de cultivo del distrito de Juanjuí, provincia de Mariscal Cáceres, región San Martín.

Desde junio, la autoridad sanitaria viene realizando el seguimiento al molusco (Achatina fulica) en parcelas de cítricos, frijol, arroz y cacao.

Si bien es cierto, se confirmó la presencia de esta especie en la zona urbana de Juanjuí, el especialista de Sanidad Animal del Senasa en San Martín, Andrés Sixto, confirmó que la plaga no representa riesgo para la agricultura local.

“La incidencia en el campo es mínima. Estamos realizando vigilancia constantemente y a la vez capacitando a los agricultores para que tomen conciencia de esta plaga y no dejen que prolifere en sus parcelas”, manifestó.

La tarea del Senasa es recorrer la zona y es el evaluador quien determina los lugares en donde se encuentra la plaga, ubicándose los focos y delimitando su presencia.

Las campañas de capacitación se están realizando en Escuelas de Campo de Agricultores, como la del distrito de Huicungo, situado en Mariscal Cáceres, con la participación de 31 productores de cacao.

El primer brote de Achatina fulica aconteció en el centro poblado de San Regis, de la provincia de Huallaga (vecina de Mariscal Cáceres), a inicios de junio del presente año. En este lugar, la incidencia del molusco llegó a afectar parcelas e incluso huertas de la zona urbana.

No obstante, hasta la fecha, el Senasa realizó tres intervenciones. En la primera de ellas realizó coordinaciones con autoridades locales, personal de salud y pobladores para la conformación de brigadas de apoyo para contrarrestar la plaga de forma conjunta.

Tanto en la segunda y tercera intervención, los servidores del campo dieron una charla de orientación a los participantes y les proporcionaron equipos de protección como guantes, bolsas y linternas, recolectando 500 kilos del molusco para eliminación y posterior entierro.

Las zonas intervenidas fueron drenes, riberas y zonas agrícolas.

El caracol africano

Este molusco de la familia Achatinidae está dentro de la lista de las 100 especias exóticas invasoras más dañinas del mundo, pues devora cultivos y jardines, además de ser un diseminador de parásitos que afectan la salud humana. Como otras especies, es hermafrodita y se reproduce a gran velocidad. Es una plaga fácil de identificar por su gran tamaño, ya que un ejemplar de este molusco puede medir entre 10 y 15 centímetros.

La autoridad sanitaria recomienda a la población y productores evitar todo tipo de contacto con el caracol gigante africano, por lo que para su recolección se debe usar guantes de manera obligatoria, embolsarlos y colocarlos en depósitos de agua con sal o lejía, y finalmente enterrar los restos.