Sistema de vigilancia de moscas de la fruta monitorea más de 100 mil hectáreas en La Convención

336

Como parte del compromiso con la agricultura familiar de Cusco, el SENASA del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego mantiene en vigilancia fitosanitaria 120,160 hectáreas hortofrutícolas, ubicadas en la provincia de La Convención.

Mediante este sistema se puede obtener información sobre las especies de mosca de la fruta existentes en la zona, conocer la fluctuación poblacional de la plaga y los frutos más afectados, para que la Dirección Regional de Agricultura y Riego – DIRAGRI pueda establecer la estrategia de control (cultural, químico, mecánico) de forman oportuna.

Estas acciones articuladas, están enmarcadas en un acuerdo interinstitucional, que dispone que el SENASA desarrollará las acciones vigilancia fitosanitaria de forma permanente en la zona, mientras que el GORE Cusco, a través de la Dirección Regional de Agricultura, ejecutará las acciones estratégicas en campo.

Para ello, el SENASA tiene una red oficial de vigilancia conformada por 1500 trampas, que están ubicadas de forma estratégica en los distritos de Huayopata, Maranura, Santa Ana, Echarati, Yanatile, Quellouno y Ocobamba.

Las trampas son piezas clave para las actividades de vigilancia fitosanitaria, dado que a través del monitoreo semanal, los revisores y técnicos de laboratorio pueden obtener información sobre el comportamiento de la plaga.

La mosca de la fruta constituye una de las principales plagas que restringen el acceso de frutas frescas a mercados internacionales, por lo que los países importadores aplican medidas fitosanitarias muy rigurosas para mitigar el riesgo del ingreso de esta plaga a sus respectivos mercados.

Moscas de la fruta en valles interandinos

Adicionalmente, el SENASA ha iniciado las acciones para la Erradicación de Moscas de la Fruta en valles interandinos de la región Cusco, como parte del Programa de Desarrollo de Sanidad Agraria e Inocuidad Agroalimentaria (PRODESA) – Fase II.

Actualmente, el proyecto se encuentra en la etapa de prospección y monitoreo, que es la fase inicial. Sin embargo, a partir de junio del 2021, se tiene previsto el inicio del control y supresión de la plaga.

Para este proyecto se tiene instalado un sistema de vigilancia compuesta por 1759 trampas oficiales, que monitorean alrededor de 79 388 hectáreas situadas en las provincias de Anta, Cusco, Chumbivilcas, Paruro, Paucartambo, Quispicanchi, Urubamba y Calca.