Vacunación de aves de crianza familiar avanza de manera sostenida para proteger sustento de pequeños productores

183

El Servicio Nacional de Sanidad Agraria – SENASA anunció que, a junio de 2021, se alcanzó la vacunación de más de un millón de aves de corral de crianza familiar para prevenir brotes de la enfermedad de Newcastle, cifra que representa el 65 por ciento de la meta programada para el presente año.

Aun cuando la emergencia sanitaria por COVID 19 dificultó el acceso a diferentes localidades del país, la campaña de vacunación gratuita se sigue realizando de manera sostenida con la intención de superar la atención a más de un millón 500 mil aves de crianza familiar de Lima (522,165 aves vacunadas), La Libertad (203,513), Ica (142,143) y Arequipa (58,647), Tacna (33,770), Apurímac (26,437) y Moquegua (10,942).

Con la vacunación, han logrado beneficiarse aproximadamente 32 mil pequeños productores, quienes además recibieron el certificado de vacunación de sus aves.

Es importante señalar que la enfermedad de Newcastle es de Declaración Obligatoria en el Perú y notificable ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Debido a su elevada capacidad de difusión, el SENASA realiza esta acción preventiva en función al riesgo epidemiológico que representa la enfermedad para la actividad avícola.

Ante la confirmación de un brote, el SENASA aplica medidas sanitarias contempladas en el Reglamento de Control y Erradicación de la Enfermedad de Newcastle (D.S. N° 010-2003-AG), como la cuarentena temporal, junto con la limpieza y desinfección del predio afectado, vigilancia epidemiológica y vacunación focal y perifocal, capacitación sanitaria y restricciones para el desarrollo de ferias o eventos que impliquen la concentración de aves en el foco y perifoco.

Bioseguridad y vacunación, principales medidas para prevenir y controlar la enfermedad

El Newcastle es una enfermedad endémica en el Perú y su ocurrencia suele provocar importantes pérdidas económicas al productor. Para prevenir y controlar la enfermedad, el SENASA recomienda a los productores dos aspectos fundamentales: la aplicación de medidas de bioseguridad y la vacunación. Con la bioseguridad se evita el ingreso del virus a los corrales de crianza y mediante la vacunación se protegen a las aves de la severidad de la infección en casos en que la bioseguridad haya sido vulnerada.

La campaña de vacunación contra Newcastle en el 2020 tuvo una ejecución del 94.44%, atendiéndose a 1’499,769 aves. Un año antes, sin pandemia, se alcanzó la atención a 1´848,639 aves.