Arequipa: SENASA entrega autorización sanitaria a matadero de Mollendo

645

Luego de superar las supervisiones técnicas, el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, a través del SENASA, entregó la autorización sanitaria para el faenado de bovinos al matadero municipal de Mollendo, en la provincia de Islay.

Para lograr esta importante gestión, especialistas del SENASA realizaron el acompañamiento técnico de los equipos de trabajo de dicha comuna, a fin de que realicen mejoras en sus actuales infraestructuras y adecuen sus procesos al reglamento.

Además de brindar este soporte técnico especializado, el gobierno local pudo acceder al programa de incentivos que tiene el SENASA, a través del Proyecto de Mejoramiento de la inocuidad en la producción de alimentos; recibiendo kits completos para el proceso de faenado, luego de cumplir algunos compromisos asumidos a inicios del año.

Los kits incluyen equipos, herramientas y materiales como sistema de rielería, aturdidores, sierras eléctricas, carros transportadores de vísceras, mesas, entre otros.  La implementación del matadero de Islay favorecerá directamente a la población de la ciudad de Mollendo, Matarani, Mejía, El Boquerón, La Ensenada y Deán Valdivia.

Cabe mencionar que, Arequipa cuenta con 11 mataderos autorizados por el SENASA. Categoría uno (4), Categoría dos (6) y Categoría tres (1).

Autorización de funcionamiento

Para lograr la autorización del SENASA, los establecimientos pasan por rigurosas fiscalizaciones, en donde se verifica la correcta distribución de los ambientes; desde la recepción de los animales hasta el despacho de las carnes.

También se verifica que se cumpla con las Buenas Prácticas de Manufactura-BPM y los Procedimientos Operacionales Estandarizados de Saneamiento-POES, procesos que permiten mantener la higiene adecuada en el procesamiento primario de las carnes.

Es preciso recordar que, cada matadero debe contar con un médico veterinario responsable de la inspección ante y post mortem de los animales. Todas estas consideraciones buscan fortalecer la cadena productiva y garantizar la inocuidad de los productos cárnicos para los consumidores finales.