Liga Agraria del valle Chillón y SENASA establecen acciones para promover la inocuidad en la producción de alimentos agropecuarios

652

Productores agremiados en la Liga Agraria del valle Chillón, directivos de las comisiones de regantes y representantes del Servicio Nacional de Sanidad Agraria – SENASA se reunieron en el centro poblado de Chocas con el fin de establecer acciones conjuntas para la producción de alimentos agropecuarios inocuos y libres de contaminantes.

El problema de la producción de los alimentos, según los productores del valle, esta dado por la dependencia de productos químicos para el control de plagas y enfermedades, situación que impacta de manera negativa en la salud de las personas y el medio ambiente.

En ese sentido, durante la jornada se consensuaron actividades orientadas revertir la situación actual, incidiendo en la regulación y uso adecuado de productos químicos de uso agrícola, fortaleciendo las capacidades de los productores y posteriormente monitoreando la producción del valle, acciones que se han venido trabajando, pero que se harán mas extensas a todo el valle.

Para tal fin, se ha propuesto la elaboración de un Plan de trabajo articulado para el próximo año 2022 en donde participaran representantes de Liga Agraria y autoridad sanitaria, sumándose los diferentes organismos adscritos que conforman el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, para una intervención integral en el valle.

Entre las acciones propuestas por SENASA, se mejorará las capacidades de los productores que participan en las Escuelas de Campo (ECA), espacios que permitirán hacer énfasis en el uso adecuado de plaguicidas y la certificación de predios en Buenas prácticas Agrícolas (BPA).

También se abordarán temas como el manejo adecuado y responsable de envases vacíos de plaguicidas y la disposición final, a través de jornadas de recolección de envases.

La puesta en marcha de las estrategias de sanidad e inocuidad, lideradas por el SENASA, beneficiarán a los productores agrarios que producen alimentos agropecuarios en 18 000 hectáreas del Valle Chillón, dedicadas a la producción de hortalizas, verduras y frutales.