Ica: MINAGRI instruye a pequeños productores de Ocucaje sobre enfermedades pecuarias

1504

senasa-ica-tb-bovinaComo prevención para evitar brotes de enfermedades pecuarias de importancia económica y de salud pública, el Ministerio de Agricultura y Riego – MINAGRI llegó al sector La Molina, en el distrito de Ocucaje, para capacitar a 25 pequeños productores sobre las principales enfermedades infecciosas que afectan al ganado vacuno, como la brucelosis y tuberculosis bovina.

En la región Ica, estas enfermedades son monitoreadas con la ejecución oportuna y permanente de pruebas diagnósticas, con la participación de productores y médicos veterinarios de la práctica privada, bajo la supervisión de la autoridad en sanidad agraria.

En la capacitación, el MINAGRI explicó a los productores el procedimiento que realizan para descartar estas enfermedades y solicitaron su colaboración para su cumplimiento.

A la fecha, MINAGRI ejecutó 987 pruebas diagnósticas de Brucelosis Bovina y 948 en Tuberculosis bovina en establecimientos lecheros de diversas localidades de la región Ica.

Los estudios diagnósticos se realizan en todos los establos de ganadería lechera de las cinco provincias del departamento iqueño y forman parte del sistema de vigilancia epidemiológica que desarrolla el SENASA.

Descartada la presencia de estas dos enfermedades, la autoridad de sanidad agraria certifica y da la conformidad de hato libre.

Enfermedad

La brucelosis y tuberculosis bovina son enfermedades que no presentan síntomas, tienen importantes consecuencias económicas y sociales, que además de afectar al ganado, pueden trasmitirse a los productores y población en general que tenga contacto con un animal enfermo.

En los animales, estas enfermedades producen abortos, falta de reproducción, infertilidad, retención placentaria, mortalidad neonatal, lo que se traduce directamente en pérdidas económicas considerables para la industria lechera.

En los humanos, las infecciones por este tipo de enfermedades pueden ocurrir al ingerir productos lácteos contaminados o por la exposición a animales. Los niños constituyen un grupo de riesgo por ser consumidores de leche fresca y los ordeñadores, pastores y médicos veterinarios por estar expuestos al contacto directo con animales infectados.