Arequipa: 49 mil cerdos protegidos contra la Peste Porcina Clásica

319

Con el objetivo de erradicar las enfermedades que atacan al ganado porcino local, el Ministerio de Agricultura y Riego, a través del SENASA, intensificó sus acciones de control, logrando inmunizar a más de 49 mil cerdos de crianza familiar contra la Peste Porcina clásica en la región Arequipa.

Para lograrlo, la autoridad sanitaria autorizó y capacito a personal especializado para la atención en las crianzas de traspatio, que se desarrollan en las 8 provincias de Arequipa.

A través de una estrategia de prevención integrada, se ha logrado que la región no registre casos positivos para PPC en los últimos cinco años, fortaleciendo su estatus sanitario.

El avance en la campaña representa un 54 % respecto a la meta anual que tiene proyectado atender a 90 mil animales hasta fin de año.

Estas acciones se desarrollan en el marco del Programa de Desarrollo de la Sanidad Agraria e Inocuidad Agroalimentaria, que ejecuta el SENASA a nivel nacional, y que busca el reconocimiento progresivo de zonas libres a través de la vacunación de  animales, además de capacitar a productores y productoras en todo el país.

Es importante mencionar que la vacunación es la forma más efectiva de prevenir y controlar la peste porcina clásica y se recomienda aplicar la primera dosis a lechones entre los 35 a 45 días de nacidos y una dosis anual a hembras y machos reproductores.

Prevención

La forma de contagio más común de la peste porcina clásica es a causa del contacto directo, a través de las secreciones (orina, heces y moco), siendo de suma importancia aplicar normas de bioseguridad en los predios, siguiendo las siguientes recomendaciones.

  • No permitir el ingreso de personas extrañas a su predio.
  • Utilizar pediluvios para desinfectar zapatos o botas al ingreso a la granja y salas de maternidad.
  • Lavar y desinfectar los vehículos, instalaciones y equipos.
  • Mantenerse informado de casos de muerte de lechones en granjas vecinas.
  • Mantener en cuarentena a los animales nuevos que ingresen a su crianza.
  • Mantener control de la inocuidad del alimento.
  • Monitorear y controlar las plagas de insectos, roedores y aves, y realizar prácticas adecuadas de manejo de residuos orgánicos y purines.

El SENASA recuerda a los productores que, ante la sospecha de un brote de la enfermedad, deben notificar de manera oportuna a la autoridad sanitaria.