Junín: SENASA orienta a agricultores de comunidad nativa en el control de plagas del plátano

1143

ECA Triunfadores de Alto Marankiari’Agricultores de la comunidad nativa Alto Marankiari, en el distrito de Perené, provincia de Chanchamayo, han puesto en práctica el método ‘aprender haciendo’ que promueve el Ministerio de Agricultura y Riego, a través del Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa Junín, en las Escuelas de Campo de Agricultores (ECA) para el Manejo Integrado de Plagas (MIP) en el cultivo de plátanos.

Fuente: Senasa, Agencia Andina

El cultivo de plátano en la región Junín llega a 145,7 mil hectáreas (ha), donde más de 40 ha de este cultivo, en las variedades de Isla, Seda y largo, son trabajadas en la ECA de la comunidad Alto Marankiari, cuyos agricultores cuentan con este fruto como sustento económico diario.

Los veintitrés productores de la ECA ‘Triunfadores de Alto Marankiari’ forman parte de las sesiones que se iniciaron en enero de este año, con el fin de aprender y validar conocimientos adquiridos mediante prácticas demostrativas en campo para el Manejo Integrado de Enfermedades y plagas en el cultivo del plátano.

“Antes que lleguen las ECA, nuestras plantaciones no estaban bien cuidadas, pero ahora con la enseñanza hemos mejorado nuestras chacras, las mantenemos limpias, hacemos podas y otros trabajos en campo, ahora comemos y vendemos plátanos más sanos”, dijo Vidal Herrera, presidente de la ECA ‘Triunfadores de Alto Marankiari’.

En la última sesión, los agricultores pusieron en práctica las enseñanzas aprendidas en la ECA, como las medidas de control y el reconocimiento de enfermedades y plagas, como el mal de Panamá (enfermedad producida por el hongo Fusarium oxysporum que ataca las raíces),  elefantiasis (crecimiento exagerado de la base del seudo tallo), sigatoka (hongo Mycosphaerella fijiensis que ataca las hojas), el gorgojo del plátano y nematodos (parásito barrenador de raíces), enfatizando en el uso de la semilla sana y la nutrición balanceada de las plantas con prácticas culturales (poda, limpieza de campo, cosecha oportuna y otros), y la aplicación de controladores biológicos.

Los agricultores también elaboraron bioles orgánicos que se aplican mediante drench (fertilización aplicada al suelo), lixiviado (líquido producido por descomposición y fermentación del raquis o vástago del plátano), y compostera (fertilizante de desechos orgánicos del lugar) para nutrir y controlar plagas.