Mejora de la inocuidad agroalimentaria beneficiará a consumidores ayacuchanos

277

El Ministerio de Agricultura y Riego anunció el inicio de la segunda etapa del Programa de Desarrollo de Sanidad Agraria en la región Ayacucho, que buscará beneficiar con alimentos frescos y sanos a más de 500 mil consumidores de esta región.

Como brazo estratégico del MINAGRI, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria – SENASA se encuentra a cargo de la ejecución de este programa, en todas las regiones del país.

El programa tiene una vigencia de 5 años y se desarrollará a través de dos componentes en la región Ayacucho, el primero enfocado a la mejora de la inocuidad agroalimentaria y el segundo orientado a erradicar enfermedades en el ganado porcino.

A través de la mejora de la  inocuidad agroalimentaria se busca proteger la salud de los consumidores en toda la cadena productiva, fortaleciendo así, la ejecución de buenas prácticas de producción, higiene, procesamiento, almacenamiento y distribución de los alimentos con mayor riesgo de contaminación.

La ejecución de este componente permitirá llegar a 68 mil productores agropecuarios y 200 establecimientos de la cadena agroalimentaria, sin embargo el impacto positivo, a través de alimentos frescos y/o procesados más sanos, alcanzará a los más de 500 mil consumidores ayacuchanos.

El programa también contempla la erradicación de enfermedades en porcinos, a través de estrategias sanitarias como la ejecución de campañas de vacunación contra la Peste Porcina Clásica.

Con el inicio de estas acciones ya se ha registrado la vacunación de 39 mil cerdos ubicados en las once provincias de la región, priorizando  los sectores  de producción comercial, familiar y de traspatio en beneficio de 6 300 porcicultores.

Para fomentar la inocuidad desde la siembra, se instalaron cinco de Escuelas de Campo para Agricultores en cultivos de papa, quinua y maíz, priorizando el uso de controladores biológicos en el manejo integral de plagas.

Con estas acciones el MINAGRI no solo busca que los alimentos no transmitan agentes perjudiciales para la salud, sino que también eleven su competitividad e incrementen sus ingresos y mejore la calidad de vida de consumidores ayacuchanos.