Piura: Acciones de prevención contra plagas presentes en cultivos de banano y arroz

347

Tras los últimos eventos lluviosos ocurridos en Piura, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa ha intensificado sus acciones de vigilancia para evitar la diseminación de las plagas de caracol gigante africano (Achatina fulica) y el caracol manzana (Pomacea canaliculata).

Las plagas mencionadas se encuentran focalizadas en campos de cultivos de banano y arroz ubicados en la provincia de Sullana, hasta donde llegaron los servidores del Senasa, organismo técnico adscrito al Ministerio de Agricultura y Riego, para realizar la evaluación fitosanitaria a fin de determinar si se han dispersado por efectos de las precipitaciones pluviales.

Riochico, Chocán, Chilalo, Lancones, Lourdes, Santa Mónica, Chalacalá, San Vicente y Huaiquiquirá, en la provincia de Sullana, fueron los sectores evaluados donde se constató la presencia de caracol manzana en estado narval sumergido en plantas de arroz.

El caracol manzana es una especie de agua dulce que ocasiona daños en las zonas productoras de arroz en países americanos y asiáticos, y en el Perú, el Senasa lleva adelante acciones de vigilancia para la detección de esta plaga.

Es muy común encontrarlo en los cultivos de arroz, se alimenta principalmente de los tallos y hojas en campos trasplantados, mientras que en siembra directa se alimenta de brotes y plántulas.

Medidas de prevención y control

La capacidad de aislarse por medio del opérculo (una especie de trampilla que encierra herméticamente al animal en su interior) hace que el caracol manzana sea muy resistente a las condiciones ambientales extremas y a los tratamientos con plaguicidas.

Por ello, las medidas de control deben ser principalmente preventivas, entre ellas limpieza obligatoria de la maquinaria agrícola procedente de zonas demarcadas con presencia de esta plaga.

Una vez que el caracol ha entrado en las plantaciones de arroz, resulta efectivo secar el campo inmediatamente después de la cosecha, así como recoger a mano y eliminar ejemplares y puestas tanto en los campos como en los canales, desagües y márgenes de los ríos.

Caracol gigante africano

Esta plaga fue detectada por el Senasa en la región Piura, en junio de 2015, en campos de banano en el distrito de Querecotillo, y desde entonces se encuentra focalizado en ese sector.

Las labores de vigilancia y control han evitado su diseminación, no obstante las condiciones climatológicas podrían favorecer su desplazamiento hacia otras zonas y, si bien es cierto hasta la fecha no representa una emergencia, el objetivo del Senasa es erradicarla.

La autoridad sanitaria recomienda a la población y productores evitar todo tipo de contacto con el caracol gigante africano, por lo que para su recolección se debe usar guantes de manera obligatoria, embolsarlos y colocarlos en depósitos de agua con sal o lejía, y finalmente enterrar los restos y lavarse las manos con agua, jabón y alcohol.