Tumbes: Extreman vigilancia en zonas agrícolas afectadas por lluvias

1209

Senasa extrema vigilancia en zonas agrícolas afectadas por lluviasEn el marco de la declaratoria de emergencia por lluvias en la región Tumbes, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa reforzó la vigilancia fitosanitaria en las riberas de ríos, quebradas y zonas húmedas, especialmente en la frontera con Ecuador, ante posible aparición de plagas como el caracol gigante africano (Achatina fulica), molusco invasor que ataca todo tipo de vegetación, además de transmitir parásitos que afectan la salud humana.

Esta plaga originaria del África, tiende a aparecer y sobrevivir en climas cálidos y húmedos, viviendo en los márgenes de los ríos, arroyos y quebradas, zonas de matorrales, zonas agrícolas, plantaciones, jardines y humedales. Se alimenta de cualquier tipo de planta, y específicamente en Tumbes puede afectar a los productores de maíz, papaya, cacao, plátano y cítricos.

Senasa recorre las zonas agrícolas afectadas por las lluvias en Quebrada Seca, Lomas Saavedra, La Palma y Uña de Gato, sectores fronterizos con Ecuador (zonas de ribera del río Zarumilla), país donde se ha detectado la presencia de esta plaga.

El monitoreo que realizan permanentemente los servidores del campo permite detectar a tiempo la presencia de plagas como el caracol gigante africano para ejecutar medidas de control establecidas por la autoridad sanitaria.

De presentarse esta plaga, aún no notificada en la región Tumbes, la autoridad sanitaria recomienda a los agricultores realizar el control colectando los moluscos en un recipiente con tapa, agregar agua con sal para acabar con los moluscos y, una vez muertos, cubrir con cal y entrerrarlos. Para realizar estas labores, es necesario que los agricultores cubran sus manos con guantes de latex o bolsas de pláticos poruqe esta plaga puede transmitir enfermedades a los humanos.

También es recomendable que la población evite el contacto directo con la baba del caracol, cubriendo especialmente ojos, nariz y boca. Además, no consumir los caracoles, no utilizarlos como carnada, mascota o adorno y, sobre todo, eliminar del jardín restos de madera, materiales de construcción o cualquier elemento que pueda ser utilizado como refugio para el caracol.