Pequeños productores se integran a las acciones del SENASA para erradicar las moscas de la fruta en Apurímac

129

Los pequeños productores de las comunidades de Amoca y Socco asumieron el compromiso de ejecutar labores mecánico-culturales para el control y erradicación de las moscas de la fruta, bajo la supervisión y seguimiento del equipo técnico del SENASA.

Estos sectores están caracterizados por producir Chirimoya, en las variedades criollo y cumbe; por ello, resulta fundamental para la agricultura familiar realizar un trabajo en conjunto con el SENASA para proteger su producción y asegurar la cosecha de esta fruta destinada al mercado local.

Con ese objetivo, los hombres y mujeres del campo realizan el recojo y entierro de frutos malogrados de manera constante, con el apoyo técnico del personal del SENASA; quienes complementan la estrategia con la aplicación del control químico en todas las parcelas.

Las brigadas de acción conformadas por estas comunidades tienen proyectado eliminar la plaga en más de 75 hectáreas de cultivo.

La mosca de la fruta

Es una plaga altamente peligrosa, pues produce un daño directo a la pulpa de la fruta generando una pudrición y ocasionando pérdidas económicas considerables a los productores hortofrutícolas de la región.

Una mosca de la fruta llega a poner hasta 12 huevos por fruto y luego se convierten en larvas, pupas y adultos en solo algunos días, de acuerdo a las condiciones climatológicas.

La erradicación de la plaga en la región beneficiará a 28 068 pequeños agricultores de las 7 zonas de producción: Andahuaylas, Coyllurqui, Abancay, Chacapuente, Huancaray y Huancarama.