Escuelas de campo mejoran técnicas de producción de cebolla en Ayacucho

1115

A través de la metodología de Escuelas de Campo del SENASA, productores de la Comunidad Campesina de Santo Domingo vienen aprendiendo a preparar abonos orgánicos, enfocados en aplicar las Buenas Prácticas Agrícolas en la producción de cebolla.

Bajo el lema “Aprender haciendo”, esta estrategia ha llegado a beneficiar a miles de productores agropecuarios, logrando transmitir recomendaciones amigables con el medio ambiente, higiénicamente aceptables y económicamente aplicables por los productores; es decir, enseñarles a obtener productos sanos, inocuos y aptos para el consumo humano.

Cada ciclo de aprendizaje de una Escuela de Campo dura seis meses; periodo en el que los especialistas del SENASA trabajan con los productores primarios, orientándolos en campo y acercándolos más al uso de agentes biológicos, como método principal para el control de plagas en sus cultivos.

De acuerdo al contexto fitosanitario de cada zona, también se orienta a los productores para un uso responsable de los plaguicidas; y, además, se les explica la importancia de respetar el periodo de carencia, de tal modo que garanticen la producción de alimentos sanos e inocuos.

Para poder graduarse como expertos en Buenas Prácticas Agrícolas o Ganaderos, los productores deben aprobar las evaluaciones y asistir a todas las sesiones de aprendizaje.