La Libertad se encuentra en etapa de erradicación de la plaga moscas de la fruta

479

El Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (MIDAGRI) anunció que la región La Libertad se ha beneficiado con  el “Proyecto de Erradicación de Moscas de la Fruta IV” del SENASA, logrando reducir la presencia de la plaga moscas de la fruta en las zonas de producción de Santa Catalina, Chicama y Jequetepeque.

Para determinar el nivel poblacional de esta plaga, el SENASA tiene implementado un sistema de vigilancia fitosanitaria conformado por 1 892 trampas oficiales, que se monitorean de forma semanal; actualmente, su indicador “Mosca por Trampa por Día” (MTD) se encuentra en 0.0058.

“Solo para tener una idea de este beneficio; en el año 2019, cuando inició el proyecto, se capturaban más de 42 mil moscas de la fruta, y actualmente solo se capturan 50 moscas en la red oficial. Definitivamente es todo un logro para la región, pues erradicar esta plaga representa un gran ahorro para los productores, el incremento de su producción y sus ganancias en los mercados nacionales e internacionales” expresó Zapata Flores, Director Ejecutivo del SENASA en La Libertad.

Desde el inicio del Proyecto de Erradicación de Moscas de la Fruta IV, el SENASA en La Libertad ha ejecutado acciones de control integrado en 11,319 hectáreas hortofrutícolas; beneficiando a 9,329 productores que cultivan mango, arándano, palta, uva, guayaba, pacaes, capsicum (ajíes) entre otras frutas.

Sostenibilidad

Si bien es cierto existen grandes avances en la erradicación de esta plaga, es fundamental que todos los actores que intervienen en la producción de frutas asuman el compromiso de integrar sus acciones para darle sostenibilidad a estos logros; principalmente con las labores de control cultural, eliminado y enterrando frutos infestados por la plaga.

La mosca de la fruta es una plaga altamente peligrosa que produce daño directo a la pulpa de la fruta, generando su pudrición. Esta plaga restringe el acceso de frutas frescas a mercados internacionales; por lo que, los países importadores aplican medidas fitosanitarias muy rigurosas para mitigar el riesgo del ingreso de esta plaga.

Erradicar esta plaga significa un ahorro anual para los productores hortofrutícolas de aproximadamente 1200 soles por hectárea; por ello, es importante que más productores se sigan sumando a esta labor, puesto que, aún existen productores que dejan sus campos olvidados, permitiendo que esta plaga encuentre condiciones favorables para reproducirse.